Empresas como Google, Yahoo o Apple han incorporado programas de mindfulness en el trabajo. Puede que este concepto te suene a chamanería, pero lo cierto es que los estudios neurocientíficos ponen de manifiesto la alta eficacia de esta técnica en el rendimiento y bienestar de los profesionales.

Mindfulness en el trabajo: bienestar y rendimiento a través de la atención plena

Un bálsamo en épocas convulsas

Uno de ellos, por ejemplo, es el llevado a cabo en 2012 por la doctora Gaëlle Désbordes, que utilizó resonancias magnéticas para medir la actividad de la amígdala en una serie de participantes antes y después de un entrenamiento de mindfulness. La experta llegó a la conclusión de que esta práctica permitió mejorar la respuesta emocional y mental de los individuos a factores estresantes cotidianos.

“Factores estresantes cotidianos”. ¿Te suena? Una persona tiene de media unos 20.000 pensamientos al día y, en el caso de los directivos, la responsabilidad y el ritmo frenético del trabajo hacen que el cerebro tenga que procesar por minutos una ingente cantidad de ideas y decisiones. Sin las herramientas adecuadas, cualquiera puede caer en el error o en el bloqueo mental.

En cambio “comprender por qué el cerebro piensa y reacciona de ciertas maneras a diferentes situaciones puede ayudar a los empresarios a tomar un mayor control de los momentos estresantes en un negocio”, sostiene Stephanie Burns en Can Mindfulness Help You Run Your Business?.

El mindfulness como atención plena

Es por ello que el mindfulness en el trabajo empieza a extenderse entre las organizaciones de todo el mundo como una vía para mejorar el desarrollo personal y profesional de los directivos y trabajadores.

Se trata, según el ensayo The Construct of Mindfulness, de Ellen J Langer y Mihnea Moldoveanu, de observar de forma activa los cambios, de hacer distinciones novedosas en el día a día. Esta práctica nos permite estar en el presente, es decir, ser conscientes del contexto y la perspectiva de nuestras acciones, sin dejarnos guiar por un comportamiento repetitivo y sin sentido solo fundamentado en las rutinas y del pasado. ¿Nunca te has chocado contra un maniquí o cualquier otro obstáculo y, por inercia, le has pedido perdón?

Como afirma la psicóloga clínica y socia fundadora de la Asociación Española de Mindfulness y Compasión (AEMind), Marta Alonso, el mindfulness en el trabajo consiste en un “estado de conciencia diferente”, que permite “mantener la atención en el presente, aquí y ahora”.

Es decir, el mindfulness en el trabajo implica “estar focalizado al máximo, evitar la dispersión, concentrar toda la energía y recursos en los objetivos marcados, utilizar todo el potencial creativo que tenemos”, añade Ulyses Villanueva en Mindfulness: meditación para gente de alto rendimiento.

<< Antes de destinar el presupuesto a estrategias poco efectivas, consulta la guía "TENDENCIAS EN FORMACIÓN Y DESARROLLO 2019 " >>

Beneficios del mindfulness en el trabajo

¿Qué conseguimos con esto? Practicando la atención plena, observaremos una serie de consecuencias:

  1. Seremos más sensibles al entorno, adaptándonos mejor a cada situación particular y afrontando con mayor ‘liquidity’ los cambios que surjan.
  2. Estaremos más abiertos a nueva información, reduciendo el impacto de los sesgos cognitivos sobre nuestro razonamiento.
  3. Podremos visualizar ideas y soluciones novedosas gracias a esa mayor apertura de miras, pues romperemos las barreras mentales que hasta entonces nos limitaban.
  4. Mejoraremos nuestra capacidad de resolución de problemas, incorporando múltiples perspectivas en la búsqueda de soluciones.

Además, el mindfulness en el trabajo repercutirá en nuestra salud, bienestar personal y competencia a la hora de llevar a cabo nuestros objetivos laborales. “Cuando las personas se vuelven más conscientes, se vuelven más carismáticas, más innovadoras, menos críticas; la memoria y la atención mejoran, las relaciones se expanden y la atención plena incluso deja su huella en los productos que producimos”, expone Kathy Caprino en 5 Mindfulness Steps That Guarantee Increased Success And Vitality.

Pautas para practicar el mindfulness en el trabajo

¿Cómo podemos conseguir estas ventajas del mindfulness en el trabajo? Ellen Langer, considerada “madre” de esta herramienta, recoge en su libro Mindfulness algunos consejos para incorporar rutinas de atención plena en nuestro día a día.

  • Buscar cosas nuevas. No, no se trata de saltar en paracaídas o nadar entre tiburones; es mucho más fácil. Para incorporar mindfulness en el trabajo, solo tenemos que enfocarnos en ver esos pequeños detalles que antes no habían pasado desapercibidos. De este modo, al ser consciente de nuevos hechos, también podremos aportar nuevas soluciones.
  • Analizar el contexto. Las circunstancias que rodean a una acción, propia o ajena, influyen notablemente en la toma de decisiones, de modo que prestar atención al contexto reduce el estrés, aumenta la empatía y fortalece la inteligencia interpersonal. Como truco, ante cualquier conducta que nos resulte negativa, podemos tratar de buscar tres razones positivas que podrían haberla motivado.
  • Reformular el error. Para Langer, es importante que cambiemos la noción de ‘fracaso’ por ‘resultado fallido’. Es un sencillo gesto, pero revierte nuestra perspectiva hacia un enfoque más optimista que nos ayude a actuar con resiliencia y a aprender de los errores.
  • Controlar las emociones. Cualquier reacción es originada por una emoción que, a su vez, depende de nuestro punto de vista sobre un evento. Por ello, el mindfulness en el trabajo necesita que analicemos qué hay detrás de cada acto de forma consciente. La clave está entender que el estrés es creado por nuestras interpretaciones de los hechos, no por los hechos en sí.
  • Ser auténticos. Esto significa, en palabras de la experta, de cuestionar los convencionalismos, de poner en tela de juicio las reglas dadas por inmutables, y mantenernos fieles a nuestras convicciones.

¿Quieres saber más sobre cómo aplicar el mindfulness en el trabajo? En el Grupo P&A impartimos un curso sobre Iniciación al mindfulness basado en un programa sobre la consciencia estratégica con el que desarrollar una atención plena y psicología positiva ante los desafíos estratégicos de gestión, negocios y vida personal.

Nueva llamada a la acción

    Escribe un comentario