• es
  • pt-br
  • fr-fr
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Liderazgo paternalista: ¿es bueno combinar disciplina y compasión?

Liderazgo paternalista

La combinación de autoridad y cariño que realizan los progenitores con sus hijos es la base del liderazgo paternalista, un estilo de gestión empresarial muy asentado en las empresas asiáticas que está cogiendo fuerza en Occidente a raíz de diversas investigaciones que sostienen que este enfoque puede resultar muy positivo para la empresa.

Definición de liderazgo paternalista

El liderazgo paternalista es aquel que “combina una fuerte disciplina y autoridad con una benevolencia paterna e integridad moral en un ambiente personalista”, según la definición recogida por Jiing-Lih Farh y Bor-Shiuan Cheng en A Cultural Analysis of Paternalistic Leadership in Chinese Organizations.

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

Se trata, por tanto, de un enfoque de management en el que el líder actúa como el patriarca o matriarca y trata a los trabajadores como si fueran miembros de una gran familia, basando su influencia, como puntualiza Max Weber en Economy and Society, “no en el compromiso del empleado hacia un propósito impersonal o en la obediencia de normas abstractas, sino en una lealtad estrictamente personal” que bebe de teorías de la motivación impulsadas por autores como Elton Mayo, Ouchi o McClelland.

Es decir, el liderazgo paternalista no consiste en que los colaboradores hagan lo que se les dice –como sería el caso del estilo autoritario-, sino que asuman las directrices del superior porque él conoce qué es lo mejor para ellos debido a su experiencia y su capacidad para tomar mejores decisiones. “La figura de autoridad sabe qué es lo mejor para la organización y confían en que su líder siempre tendrá en mente los mejores intereses de los empleados”, sostiene Margaret Rouse en Paternalistic Leadership.

A cambio de esta protección y mayor seguridad que aporta la legitimidad del directivo, el líder espera lealtad, confianza y obediencia. Esto no quiere decir que el superior no escuche a los empleados; a diferencia del modelo autocrático, el liderazgo paternalista sí favorece la participación de los trabajadores, aunque es el superior quien toma la decisión final.

Características del líder paternalista

De este modo, como recoge el trabajo Paternalistic Leadership Guide: Definition, Qualities, Pros & Cons, Examples, el liderazgo paternalista se caracteriza por los siguientes atributos:

  • Influencia. Es necesario que el superior sea capaz de influir en los colaboradores pues, aunque el líder goza de mucho poder, su relación con los trabajadores no se caracteriza por la imposición, sino por el respeto hacia su figura.
  • Empoderamiento. En el liderazgo paternalista se valora también el desarrollo personal y profesional de los colaboradores y se otorgan oportunidades de crecimiento a la plantilla, igual que un padre/madre trata de que sus hijos evolucionen y tenga éxito.
  • Compasión. Para lograr la lealtad del capital humano, el líder paternalista debe mostrarse compasivo y empático, de modo que los trabajadores se sientan cómodos y valorados por sus superiores.
  • Capacidad de decisión. Dado que la última palabra corresponde al líder, este debe mostrarse resolutivo, decidiendo con agilidad y acierto para favorecer el avance de la empresa.
  • Organización. Debido a que el superior se encarga de controlar todos los procedimientos y objetivos de la compañía, necesita disponer de dotes de organización, para gestionar de forma eficiente todos los aspectos de la empresa.

El auge del liderazgo paternalista

A pesar de que el liderazgo paternalista puede desembocar en un alto compromiso y satisfacción por parte de los colaboradores, en el mundo occidental este estilo de management no está muy extendido e incluso es rechazado al ser relacionado con un modelo autoritario, aun cuando existen marcadas diferencias, antes mencionadas, entre ambos enfoques.

En cambio, en las empresas de Oriente, el liderazgo paternalista es el más usado y demandado por los propios trabajadores, como evidencia el trabajo Paternalistic Leadership and Subordinate Responses: Establishing a Leadership Model in Chinese Organizations. “Estas culturas de gestión empresarial tienden a favorecer el colectivismo y la concentración de poder en manos de aquellos que ‘saben lo mejor’”, añade Inun Jariya en Western Cultural Values and Its Implications on Management Practices.

Aunque este estilo de gestión empresarial presenta ciertas desventajas (demasiada presión en el líder, freno de la proactividad de los trabajadores, falta de iniciativa del personal…), en la actualidad, diversos estudios están poniendo de manifiesto los beneficios que el liderazgo paternalista puede provocar en las organizaciones de todo el mundo cuando se consigue un equilibrio entre el comportamiento autoritario y el benévolo.  

En concreto, según la reciente investigación Benevolence-Dominant, Authoritarianism-Dominant, and Classical Paternalistic Leadership: Testing their Relationships with Subordinate Performance, mostrar compasión hacia los subordinados casi siempre vale la pena, especialmente cuando se combina con la aplicación de objetivos y metas claras. “Si sientes que tu líder o jefe realmente se preocupa por ti, puedes sentirte más comprometido sobre el trabajo que haces para él», puntualizan los autores.

Para llegar a esta conclusión, los expertos encuestaron a miembros del ejército de Taiwán y trabajadores estadounidenses, observando la influencia en su desempeño de tres estilos de liderazgo:

  • Autoritario (enfocado a resultados): aquellos profesionales que sintieron un liderazgo de este tipo, arrojaron datos negativos en cuanto a su rendimiento.
  • Benevolente (centrado en los lazos sociales): por el contrario, mediante el liderazgo benevolente, se consiguió un impacto positivo en el desempeño laboral.
  • Paternalista (mezcla de los dos anteriores): este enfoque tuvo un efecto tan fuerte como el anterior en cuanto a la mejora de resultados por la plantilla.

Los hallazgos implican que mostrar apoyo personal y familiar a los empleados es una parte crítica de la relación líder-subordinado. “Si bien la importancia de establecer una estructura y establecer expectativas es importante para los líderes, la ayuda y la orientación del líder en el desarrollo de lazos sociales y las redes de apoyo para un seguidor puede ser un factor poderoso en su desempeño laboral en cualquier cultura”, sostiene el estudio.

Para inspirar al capital humano, en el Grupo P&A contamos con el programa Inspiring Leader, desarrollado a partir de la investigación de Zenger&Folkman, en la que la consultora desentraña esta capacidad. Mediante este taller, los directivos aprenderán a construir las habilidades de liderazgo necesarias inspirar y motivar a sus equipos y lograr el éxito de la organización.

New Call-to-action
Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario