• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

La necesidad de liderazgo autocrático es mitad correcta

Últimamente ha habido llamadas a favor de una mayor autocracia por parte de nuestros líderes. Algunos argumentarán que las tendencias en las elecciones nacionales de muchos países, que favorecen a partidos de la derecha política, confirmarían este argumento. En el mundo de la empresa, algunos cuestionan la validez del actual enfoque dominante del desarrollo del liderazgo orientado a un liderazgo democrático e inclusivo, posicionándose a favor de estilos más autoritarios.

Este punto de vista ha sido expresado por consultores y profesores de diversos orígenes. Por ejemplo, el profesor de Stanford Jeffrey Pfeffer ha abogado claramente por un enfoque más autoritario. Sostiene que los líderes más efectivos son narcisistas y engañosos y no dependen en absoluto de los procesos democráticos. Al final, dice Pfeffer, todos estaríamos mejor aceptando que nuestros líderes en general no son veraces, auténticos, modestos o dignos de confianza, y que son en gran medida lo opuesto al mensaje que recibimos de las populares historias de liderazgo motivacional que escuchamos. Pfeffer sostiene que la manipulación, la mentira y la actuación narcisista no solo están generalizadas, sino que funcionan. De hecho, son necesarias y, por lo tanto, son recomendables.

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

Rajeev Peshawaria, un experimentado profesional de RR. HH. y experto en desarrollo de liderazgo, que trabajó como Director de Formación en Coca-Cola y Morgan Stanley, escribe:”Tal vez la mayor verdad incómoda de los tiempos actuales es esta. Hemos idealizado demasiado el liderazgo democrático, cuando la necesidad de la hora actual es, y siempre ha sido, un liderazgo autocrático y descendente “. Según él lo ve, “para impulsar los resultados innovadores en la actual época de velocidad, el liderazgo autocrático de arriba hacia abajo es realmente necesario “.

Escritores de respetadas publicaciones de dirección de empresas también han adoptado esta idea. Theodore Kinni, editor colaborador de Estrategia y Negocios, escribe: “Por mucho que me duela escribir esto, la gente probablemente quiera líderes autocráticos. Diablos, tal vez necesitamos líderes autocráticos “.

Liderazgo autocrático

Para muchos, este es un mensaje atractivo, en parte porque es una opinión contraria. Además, apela a los egos de muchas personas y apoya sus instintos naturales. Gran parte del argumento en favor del liderazgo autoritario usa ejemplos de líderes políticos notables que fueron fuertes y autocráticos, incluidos Ghandi, Martin Luther King o Abraham Lincoln. Irónicamente, quienes argumentan a favor del liderazgo democrático a menudo invocan a las mismas personas para demostrar su punto de vista Jack Zenger sostiene que todo esto constituye un análisis erróneo de la investigación sobre liderazgo. Se seleccionan anécdotas para demostrar un punto de vista, que es una de las primeras falacias que se aprende al estudiar lógica y argumentación.

Las dos palabras, “liderazgo autocrático”, se examinan mejor por separado.

El liderazgo generalmente se reconoce como la influencia de alguien en un nivel superior de la organización. Esa influencia se usa para permitir que la organización logre sus objetivos. El término “autocrático” se refiere a cómo se ejerce esa influencia. Ingrese “liderazgo autocrático” en la mayoría de los motores de búsqueda y obtendrá algo parecido a:
” Liderazgo autocrático: un estilo de gestión en el que una persona controla todas las decisiones, pero recibe una mínima o ninguna contribución de los demás miembros del grupo. Las decisiones y decisiones se basan en las creencias del líder y no incluyen sugerencias o consejos de otros”.
Tenga en cuenta que “autocrático” describe el estilo o la manera en que el líder opera, pero no aborda lo que el líder hace o finalmente logra.

Algunos defensores del liderazgo autocrático han tratado de redefinirlo.

Peshawaria ha definido el liderazgo autocrático como:
• Atreverse a ser diferente
• Desafiar el statu quo
• Tomar riesgos audaces
• Ser firme en el camino a pesar de los reveses o la resistencia
• Implementar ideas audaces
• Tener un plan de larga duración.

Esta lista describe lo que hace el líder al omitir la inclusión de colaboradores directos en el proceso de toma de decisiones. El líder descrito anteriormente podría practicar la autocracia tomando decisiones por sí solo, o podría ser alguien que pida sugerencias y consejo a otros para tomar decisiones y obtener su apoyo. El liderazgo participativo no necesita ser gradual, cauteloso, vacilante o dependiente servilmente del consenso como método de toma de decisiones.

Los datos muestran que los líderes en los niveles más altos son más participativos

A medida que las organizaciones se han ahecho más planas y los intervalos de control han ensanchado, hemos visto un cambio en las preferencias de los líderes de ser autocráticos versus colaborativos. En los últimos tres años, Zenger Folkman ha recopilado aproximadamente 10.000 evaluaciones de líderes de todo el mundo que miden su preferencia por ser más autocráticos o colaborativos.

El siguiente gráfico muestra las puntuaciones en percentiles para diferentes niveles en la organización.

Esta información muestra una tendencia interesante. Los contribuyentes individuales tienen preferencia por ser un poco más colaborativos que el encuestado promedio, mientras que los supervisores tienden a ser más autocráticos en nueve puntos porcentuales. Esto es comprensible ya que el supervisor se hace responsable del trabajo de todo el grupo.

La evaluación solicitaba a la gente seleccionar cuál de las siguientes dos afirmaciones les cuadraba mejor.

Para mí, ayudar a otros significa …

1. Permitir a los demás la oportunidad de encontrar su propio camino.
2. Proporcionar dirección y orientación.

Los contribuyentes individuales seleccionaron “Permitir a los demás la oportunidad de encontrar su propio camino” el 52% de las veces, mientras que solo el 40% de los supervisores seleccionaron esa declaración.

Podría argumentarse que los altos directivos tienen este lujo dada la naturaleza de las personas con las que interactúan.

Se supone que los directores tienen colaboradores directos más experimentados y capaces. A medida que los líderes cambian de nivel en una organización, se inclinan a ser más democráticos y menos autoritarios.

La recomendación de que los líderes se vuelvan más autoritarios puede ser un buen consejo para los líderes de grupos en tiempos de crisis y para grupos con colaboradores directos con menos conocimiento y experiencia. Para la mayoría de los líderes, sugerimos tomar la recomendación de comportarse más autocráticamente con mucha prudencia.

Sin embargo, la recomendación de que los líderes deben liderar es perfecta. Los líderes deben hacer que las cosas sucedan y deben tener una visión y un plan para su organización. No deben ser veletas por causa de las últimas opiniones. Deben defender iniciativas valientes y audaces. La llamada para que los líderes realmente lideren y no solo sean facilitadores del grupo es totalmente correcta.

 



New Call-to-action



Mariano Opere Director de Estudios y RR.HH. en Grupo P&A
Consultor de Dirección, liderazgo y habilidades directivas, con larga experiencia en proyectos de consultoría en empresas internacionales y pymes

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario