• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

El sistema MTM en la gestión del desempeño: el tiempo es oro

Gestión del desempeño: el sistema MTM

El nivel de productividad que consigamos en nuestra empresa va a ser un elemento clave en la competitividad y excelencia de la organización. Por ello, es importante planificar el proceso de fabricación e instaurar un sistema lo más óptimo posible dentro de nuestra estrategia de gestión del desempeño.

¿Te imaginas poder conocer cuánto tiempo se necesita para crear un producto y cuál es el modo más óptimo para fabricarlo? ¿Por qué emplear dos horas en la cadena de montaje si se puede terminar la tarea en 60 minutos con una sistemática adecuada?

Esto es lo que permite el MTM, Medida del Tiempo de los Métodos, una técnica mundialmente reconocida que nos va a permitir analizar el proceso de producción y establecer tiempos estándar para que un empleado complete una tarea.

 

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

 

Orígenes del MTM

El sistema de Medida del Tiempo de los Métodos fue planteado por primera vez entre 1919 y 1925 por Segur y fue desarrollado en la década de 1940 por los investigadores Maynard, Schwab y Stegemerten con el objetivo de reconocer, clasificar y describir los movimientos necesarios para llevar a cabo una acción por parte de un trabajador y asignarle un tiempo de realización predeterminado.

El estudio grabó a los operarios a una velocidad de 16 imágenes por segundo y segmentó la tarea en los diferentes micromovimientos que debía realizar el empleado: de brazos, de piernas, desplazamientos, revisión visual…

A partir de ahí, los expertos originaron un exhaustivo sistema de estudio de cualquier trabajo mecánico, a través de su segmentación en movimientos básicos, y la asignación a cada uno de un tiempo predeterminado en función de la naturaleza y las condiciones de la tarea,, utilizando una medida temporal concreta, el TMU, que equivale a 1/100.000 hora.

Ventajas del MTM en la gestión del desempeño

Gracias a este método, vamos a poder calcular el tiempo que se necesita para la fase de producción y elaborar unos parámetros de actuación que faciliten a los empleados ser lo más productivos posibles y mejorar la gestión del desempeño de la plantilla.

Imagina que somos directivos en una fábrica de coches. Con esta herramienta podremos descubrir si es más rápido y productivo montar el chasis y luego añadir el resto de componentes o, por el contrario, ensamblar pequeñas partes y luego unirlas. También conoceremos cuántos minutos se necesitan en cada paso. O quizá nos percatemos de que el operario necesita mucho tiempo en ir a por una pieza, lo que evitaríamos reubicando las zonas de montaje.

De este modo, la gestión del desempeño se va a ver mejorada en los siguientes aspectos:

  • Conocer el mejor método para un nuevo proceso de fabricación.
  • Optimizar los sistemas existentes.
  • Crear una guía con el protocolo de actuación para los operarios.
  • Reducir los fallos y mejorar la calidad, al contar con un procedimiento estandarizado.
  • Determinar ‘a priori’ los tiempos de producción y facilitar la previsión de gastos y beneficios.
  • Posibilitar la formación de los trabajadores.

Y aunque el MTM surgió como herramienta de gestión del desempeño del sector industrial, hoy día su uso está extendido en cualquier ámbito en el que se incorporen procesos organizados de producción por parte de los trabajadores, aplicándose tanto en fabricación, logística y mantenimiento, como en la administración o en el sector servicios.

Pasos para una implantación óptima del MTM

Para su puesta en práctica en nuestra compañía, la Asociación Española de MTM aporta los siguientes consejos:

  • Contar con la aprobación y aceptación del Comité de Empresa y de los propios trabajadores.
  • Determinar la unidad de tiempo que vamos a emplear in situ y su posterior conversión.
  • Decidir qué variante del sistema MTM queremos utilizar (MTM, MTM-2, MTM-3…).
  • Comenzar su implantación en uno o varios grupos “piloto” y evaluar los resultados obtenidos.
  • Contar con el software necesario para realizar, antes de su desarrollo, las técnicas de vídeo e informática requeridas.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario