Un adecuada formación y una amplia experiencia son puntos a favor en el currículo de todo directivo, pero para ser un auténtico líder necesitamos un valor añadido, unas cualidades profesionales que nos permitan dirigir al equipo hacia las metas estratégicas de la empresa y sacar todo el potencial de la plantilla. ¿Cuáles son estas habilidades? 

7 cualidades profesionales que te convertirán en un líder eficiente

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

Concepto de líder

Como ya hemos comentado con anterioridad, no es lo mismo ocupar un alto cargo que ser un líder.  ¿Qué caracteriza a estos últimos?
Según apunta Stodgdill, “el liderazgo no es un tema de estatus meramente pasivo o la mera posesión de una combinación de rasgos; más bien parece ser una relación de los métodos de trabajo entre los miembros de un grupo, en el que el líder adquiere un estatus gracias a la participación activa y la demostración para llevar a cabo tareas cooperativas hasta completarlas”.
Para John Maxwell, autor de obras sobre management como Las 21 leyes irrefutables del liderazgo, los líderes excepcionales son “aquellos que consiguen que los grupos que dirigen desarrollen un rendimiento superior“.
En el mismo sentido, Raymond B. Cattel, creador de la Teoría del rasgo, recoge el concepto de liderazgo como “la generación de un cambio efectivo en el rendimiento del grupo“.
Por su parte, Idalberto Chiavenato concibe el liderazgo como “la influencia interpersonal ejercida en una situación, dirigida a través del proceso de comunicación humana a la consecución de uno o diversos objetivos específicos”.
Peter Senge explica el liderazgo como la “creación de un ámbito en el cual los seres humanos continuamente profundizan en su comprensión de la realidad y se vuelven más capaces de participar en el acontecer mundial, por lo que tiene que ver con la creación de nuevas realidades”.
Para John Kotter, el líder es capaz de “influenciar a la gente para que se empeñe voluntariamente en el logro de los objetivos del grupo, entendiendo por grupo un sector de la organización con intereses afines”.
En definitiva, es esta capacidad de inspirar e influenciar a los demás lo que distingue a los líderes del resto de directivos. ¿Qué cualidades profesionales necesitamos para conseguir este salto cualitativo en nuestro desempeño?

Cualidades profesionales del líder

Según el libro El líder ante el espejo, del experto en Recursos Humanos Antonio Núñez Martín, estas son las habilidades indispoensables para los perfiles de la C-Suite en 2017. 

Capacidad de inspirar

Como ponen de manifiesto Jack Zenger y Joseph Folkman, tras décadas de investigación recopiladas en su trabajo The Inspiring Leader: Unlocking the Secret Behind How Extraordinary Leaders Motivate, uno de cada tres empleados con directivos con una capacidad para ilusionarlos en torno a la media han pensado en dejar su trabajo, el doble de profesionales que aquellos otros trabajadores con líderes inspiradores.
Los jefes que consiguen contagiar su entusiasmo por la empresa a la plantilla, a través de la comunicación bidireccional, la coherencia en sus valores y generando lazos interpersonales sólidos, son realmente efectivos y obtienen grandes resultados del capital humano.

Equilibrio entre visión y prudencia

Los líderes son capaces de obtener una imagen holística de las oportunidades y amenazas de la compañía y deben ser capaces de guiar a los trabajadores para conseguir los objetivos de la organización, pero manteniendo un margen de prudencia que garantice la seguridad de la plantilla y permita que, a pesar de ocurrir errores o fallos, se puedan superar.

Flexibilidad y capacidad de adaptación

Como señala Nuñez Martín, “se espera de un líder que sea proactivo, es decir, que tenga iniciativa y capacidad para anticiparse a retos, problemas o necesidades futuras”. Los directivos deben contar con una alta habilidad para afrontar los nuevos desafíos que genera el mercado mediante soluciones innovadoras.

Curiosidad y pasión

Para convertirse en líderes que inspiren e impulsen el potencial de los empleados, las compañías buscan directivos que denoten altas dosis de pasión, para mantenerse firme en su propósito a pesar de los envites del mercado, y curiosidad, para desarrollar una mejora continua que permita a la organización ser competitiva.

Enfoque

Los grandes líderes no caen en distracciones y saben mantener la atención en lo que realmente importa en cada momento, desde la conversación con empleado descontento hasta una reunión para cerrar una alianza estratégica. Como apunta el autor, “es mejor tener pocos objetivos pero que realmente se vayan a cumplir, que fijarnos demasiados objetivos que puedan desanimarnos o desenfocarnos en exceso”.

Innovación

Uno de los graves problemas de la C-Suite es que, en muchos casos, tratan de mantener la estabilidad en la organización, ocultándose a sí mismos la necesidad de implantar cambios que sitúen a la compañía en la era digital. Sin embargo, las nuevas tecnologías son el futuro y los buenos líderes son conscientes de ello, apostando por integrar la economía digital y la innovación en las empresas.

Comunicación

Ya hemos comentado la importancia de que exista un feedback fluido entre plantilla y directivos. La comunicación es una de las cualidades profesionales vitales para conseguir un liderazgo efectivo, pues permite obtener sugerencias, ideas y propuestas de valor al tiempo que refuerza la motivación y satisfacción del capital humano.
¿Te has sentido identificado? Reúnas todas, algunas o muy pocas de estas cualidades profesionales, en el Grupo P&A contamos con un amplio programa de asesoramiento, medición y desarrollo del liderazgo, en colaboración con la prestigiosa consultora Zenger&Fokman, con el que mejorar las capacidades de los directivos del siglo XXI.
 
Post relacionados:

 



New Call-to-action

hbspt.cta.load(1555896, ‘2cd92a25-03ab-4449-84da-c8981bc1dc9a’, {});


    Escribe un comentario