• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Las actitudes y creencias impactan la manera de motivar a los demás

Las actitudes y creencias pueden ser fuerzas muy poderosas que afectan la forma en que nos comportamos. ¿Alguna vez ha considerado que algunas de sus actitudes y creencias podrían ser incorrectas?

Pushing versus Pulling

Hace unos meses, Zenger y Folkman diseñaron una autoevaluación para determinar la medida en que una persona prefiere empujar (pushing) para obtener resultados, o prefiere tirar (pulling) para inspirar y motivar a los demás. Para saber su personal preferencia, le invitamos a hacer una autoevaluación rápida a continuación.

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

Lea las siguientes declaraciones y seleccione qué enunciado de cada fila es una descripción más precisa de sus personales preferencias o comportamientos típicos.

 

A

B

1Hace seguimiento de los objetivos para garantizar su éxito.Inspira a otros a altos niveles de esfuerzo y rendimiento.
2Alcanza los objetivos en el tiempo asignado.Proporciona entrenamiento y actúa como mentor.
3Hace seguimiento de sus compromisosAnima a otros a considerar nuevos enfoques e ideas.
4Termina la mayor parte del proyecto antes de lo esperado.Elogia y felicita a los demás.
5Es extremadamente cuidadoso en cumplir sus promesas y compromisosEnergiza a la gente para lograr resultados excepcionales.
6Cumple plazos y rinde cuentas.Apasionado con el trabajo que hace.

La columna A mide su preferencia por empujar, mientras que la columna B mide su preferencia por tirar de. En una muestra de 299 personas, encontramos que el 35% de los encuestados prefiere empujar, el 45% prefiere tirar, y el 20% están divididos en su preferencia. En otra investigación, basada en más de 87.000 líderes con evaluaciones de jefes, colegas, colaboradores directos y otros, encontramos que el 78% de los líderes fueron valorados más eficientes en empujar, mientras que solo el 22% fueron más eficiente en tirar. También descubrimos que, si bien los dos comportamientos producían resultados positivos, los líderes más eficaces eran hábiles en ambos comportamientos.

Actitudes de aquellos que empujan más

Al examinar los datos de la muestra de 299 líderes, encontramos que había dos actitudes o creencias que estaban fuertemente relacionadas con aquellos que preferían empujar.

  1. “Encuentro que las personas logran más cuando alguien les empuja a hacer más”. Aquellos que estaban de acuerdo o muy de acuerdo con esta afirmación tenían una preferencia mayor hacia empujar o presionar a los demás. La mayoría de las personas han estado en alguna situación en la que trabajaron más o más rápido porque alguien los empujaba a actuar. Sin embargo, este enfoque no siempre funciona. Considere la mentalidad adolescente de responder haciendo menos al ser empujado a hacer más. Si bien presionar a los demás parece funcionar a veces, es posible que la creencia de algunas personas en la eficacia de esa actitud se base principalmente en cómo reaccionan personalmente ante la presión de los demás.
  2. “Las personas trabajan más cuando tienen un objetivo específico y una fecha límite”. La mayoría de las personas han tenido la experiencia de recibir una tarea sin una fecha límite. La tarea probablemente recibió algo de atención, pero tardó mucho más en completarse. Cuando se otorgan fechas límite, el enfoque, el esfuerzo y la energía aumentan significativamente.

Actitudes de aquellos que tiran más

También había dos actitudes o creencias que correlacionaban fuertemente con la actitud de tirar de.

  1. “Trabajo mucho más cuando siento que lo que hago tiene un impacto positivo en los demás”. La investigación muestra que las personas trabajan más cuando creen que su trabajo tiene un impacto positivo en otras personas. Quienes tienen una preferencia para inspirar a otros les gusta enfatizar el impacto de su trabajo en aquellos que lideran.
  2. “Las personas son más productivas cuando están apasionadas y entusiasmadas con lo que hacen”. Cuando a las personas les gusta su trabajo, tienden a trabajar más duro y con más energía. Las personas que carecen de pasión por su trabajo terminan trabajando para obtener un salario, lo cual nunca es suficiente.

Los líderes suelen ser más hábiles en empujar o en tirar. Si bien los datos de autoevaluación nos dicen que la mayoría de los líderes prefieren ser inspiradores, los datos de evaluación de 360 grados revelan que el 78% de los líderes son mejores en empujar que en tirar de. A menudo aprendemos los conceptos básicos de empujar de nuestros padres y maestros, pero aprender a inspirar es mucho más difícil. Recuerde que los mejores líderes se desempeñan bien en ambos sentidos, empujando y tirando. Al pensar en cómo usted lidera y en cómo le gustaría ser liderado, debería identificar si necesita más el empujar o el tirar de.

Conclusión:

Una de las mejores maneras de mejorar la habilidad en cualquier rasgo de liderazgo es observar a los líderes que lo hacen bien. Así pues, encuentre un líder que haga bien ese rasgo y observe atentamente.


New Call-to-action


Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario