proactividad pdf
¿Qué es la proactividad? PDF sobre todas su claves.
La Real Academia de la Lengua Española define a las personas proactivas como “aquellas que toman activamente el control y deciden qué hacer en cada momento, anticipándose a los acontecimientos”.

Pero, ¿qué supone la proactividad en la empresa? En el ámbito laboral, contar con trabajadores y directivos proactivos, que no esperan a que las crisis se solucionen por sí solas, sino que se anticipan a ellas y las combaten con propuestas e iniciativas, nos va a permitir mejorar la efectividad global de la compañía, especialmente en un contexto tan competitivo y cambiante como el actual, donde solo sobreviven aquellas compañías capaces de adaptarse a las nuevas exigencias del mercado.

Guía gratuita: Tendencias 2016 en formación y desarrollo

Proactividad pdf: ¿qué encontrarás en él?

Steven Covey, en su obra ‘Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva’, incluye la proactividad como la primera actitud para conseguir la excelencia y la define como la capacidad de cada persona de liderar su vida y decidir cómo reaccionar ante los diferentes estímulos que recibe.
A nivel práctico, ¿cómo podemos diferenciar un comportamiento reactivo de uno proactivo? Pongamos el conocido ejemplo del navío en el temporal. Una persona reactiva dedicará su tiempo a lamentarse por las condiciones meteorológicas mientras el viento lo dirige descontroladamente contra las rocas, mientras que un capitán proactivo analizará la situación, estudiará qué puede hacer para superar la tormenta y recogerá las velas para conseguir que el barco se mantenga a flote.
Veamos algunas de las expresiones que caracterizan cada actitud:

REACTIVOPROACTIVO
No puedo hacer nada para cambiar la situaciónAnalizo las alternativas para superar el problema
Soy así, no lo puedo evitarVoy a intentar encontrar un enfoque distinto
Pierdo el control ante los problemasMantengo la calma y soy capaz de controlar mis emociones
¿Para qué proponer nada, si no lo van a aceptar los superiores?Realizaré una exposición convincente para lograr la aceptación
Tengo que hacerloElijo hacerlo tras analizar los pros y contras
Me rindoSoy perserverante
Los cambios suponen problemasLos cambios generan oportunidades

*Definiciones de Stephen Covey en ‘Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva’.
 

Implicaciones de una actitud proactiva en el ámbito laboral

Son numerosos los estudios que demuestran cómo la proactividad redunda positivamente en la efectividad de la empresa, a todos los niveles.
Por ejemplo, J.Michael Crant y Thomas S. Bateman realizaron un estudio sobre el impacto de la proactividad en el liderazgo sobre 156 directivos. La investigación, ‘Charismatic leadership viewed from above: the impact of proactive personality’, concluye que los líderes proactivos son valorados por los empleados como un 39% más carismáticos, generando relaciones laborales más sólidas y comprometidas.
También es la actitud proactiva la que consigue un 8% más de efectividad en las ventas, según el estudio ‘The proactive personality scale and objejtive job performance among real estate agents’, realizado por Crant sobre empleados del sector inmobiliario.
Por su parte, Scott E. Seibert también ha demostrado cómo la proactividad está asociada a la mayor promoción, satisfacción laboral y mejoras salariales de los trabajadores, a través de un estudio sobre casi medio millar de empleados de distintos sectores. De hecho, el informe ‘Proactive Personality and Career Success’ asegura que quienes obtenían un solo punto más en proactividad conseguían un aumento del sueldo anual en más de 8.000 dólares.
Bradley L. Kirkman y Benson Rosen ponen de manifiesto cómo la proactividad en los equipos de trabajo eleva los índice de compromiso, productividad, satisfacción laboral, experiencia cliente y obtención de resultados en su investigación ‘Beyond Self-Management: Antecedents and Consequences of Team Empowerment’.

“La diferencia entre las personas que toman la iniciativa y las que no lo hacen equivale literalmente a la diferencia entre el día y la noche. No estoy hablando de un 25 o 50% de efectividad; hablo de un 5000% de diferencia, en particular si esas personas son inteligentes, sensibles ante las necesidades de los demás y están siempre alerta”. Stephen Covey.

Tras estas conclusiones, queda patente que la proactividad se configura como una herramienta elemental para mejorar la efectividad de todos los miembros de la compañía. El hecho de que no nos quedemos impasibles y a la deriva, sino que busquemos la forma de adaptarnos a las nuevas circunstancias y apliquemos las nuevas ideas para conseguir nuestros objetivos, va a traernos como resultado el éxito individual y empresarial.
 

¿Cómo convertirnos en personas proactivas?

Como cualquier otra habilidad, la proactividad puede desarrollarse y de ahí que existan en la actualidad programas formativos para directivos o empleados con los que elevar esta competencia profesional.
Se trata, en definitiva, de potenciar las características que definen a un profesional proactivo a la hora de abordar el proceso mental que va desde el estímulo hacia la respuesta que ofrece:

  • Autoconciencia, para saber que siempre está en nuestra mano elegir una u otra opción, que tenemos libertad para decidir.
  • Imaginación, que nos permite ir más allá de lo convencional y buscar nuevas alternativas.
  • Conciencia moral, con la que tenemos presente lo que es correcto e incorrecto según nuestro código ético.
  • Voluntad propia, para adoptar una decisión en base a los anteriores criterios, sin dejarnos influenciar por el resto de circunstancias o personas.

Para conseguirlo, debemos cambiar nuestra forma de pensar: dejar de esperar a que nos den instrucciones sobre lo que debemos hacer y tomar las riendas de nuestro desarrollo profesional. En este sentido, la regla de las cuatro P nos allana el terreno hacia la proactividad:

  • Predicción. Ser proactivo empieza por desarrollar una visión a largo plazo que nos permita conocer qué va a pasar antes de que ocurra.
  • Previsión: al predecir los posibles escenarios a los que nos enfrentamos, seremos capaces de localizar los problemas y buscar soluciones a los mismos para superarlos cuando llegue el momento.
  • Planificación: los profesionales proactivos no se limitan a solventar las incidencias conforme van surgiendo, sino que construyen su mañana a partir de las decisiones del presente.
  • Participación: no basta con quedarse en la teoría. La proactividad encierra grandes dosis de involucración, de ser parte de la solución y no limitarse a ser un espectador de los acontecimientos.

¿Preparado para ser el responsable de que las cosas sucedan? Sigamos el consejo de una de las mentes más brillantes del siglo XX:

“Nada sucede hasta que algo se mueve”. Albert Einstein.
 

Post relacionados:


New Call-to-action

    Escribe un comentario