Mediación conflictos
En los últimos años nacen y mueren en nuestro país, un considerable número de startups. Las startups son empresas de reciente creación delimitadas en el tiempo, habitualmente de tamaño pequeño, aunque también las hay medianas, dependiendo del nivel de inversión inicial con el que cuenten. Este tipo de empresa tiene un carácter innovador en cuanto a su idea de negocio se refiere, y suelen estar relacionadas con el mundo de la tecnología. El núcleo de las startups son sus socios, generalmente un número muy reducido de personas, donde cada una de ellas tiene un talento específico que aportar a la empresa. A estos socios les suene unir una relación de amistad o vínculos familiares, por lo que a veces los conflictos pueden ser complicados de resolver.

Según las estadísticas oficiales, un 60% de los fracasos de las empresas son debidos a las disputas y conflictos entre socios. Por lo que seguramente si esas desavenencias entre socios pudieran eliminarse, ese porcentaje se vería reducido drásticamente.
 

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

 
Las startups como comentábamos más arriba, suelen estar formadas inicialmente por amigos o familiares, lo que hace que la relación profesional sea más compleja, ya que a veces se mezcla lo personal con lo laboral, no delimitándose bien la barrera que separa una cosa de la otra. Por tanto, este tipo de empresa tiene todas las papeletas para tener problemas y conflictos internos, que precisamente son más complicados de resolver por los vínculos sentimentales que une a las partes implicadas.
 Mediación conflictos
Pues bien, para intentar mediar en la resolución de este tipo de conflictos empresariales que nacen en el núcleo de las startups, ha surgido en Valencia, esta nueva línea de trabajo, dentro del centro de mediación Alternativa GC (Gestión del Conflicto), el cual es pionero en esta actividad de solucionar conflictos a través de la mediación y la negociación colaborativa.
 
El centro de mediación Alternativa GC es especialista en la gestión y resolución de conflictos laborales usando métodos totalmente ajenos a la vía judicial. Según comentaba Sandra Merchán, una de las fundadoras y mediadoras de este centro: «para nosotras es importante apoyar al emprendedor en la gestión de sus conflictos de equipo, con proveedores, o con clientes, ahorrándole el mayor tiempo y dinero posible, y sobre todo, mirando al futuro con la seguridad de que ese conflicto no se repita, dotándole de herramientas de comunicación y de toma de acuerdos ágiles y flexibles».

Prevemos que cada vez aparecerán más centros mediadores de este tipo que se dediquen a la resolución de conflictos en startups. No obstante, nuestro consejo es que más vale prevenir que curar, y desde un principio anticiparse a posibles disputas internas. Una vez que se ha decidido iniciar una empresa, antes de ponerse manos a la obra a trabajar, hay que pararse a pensar en cuestiones que puedan darse en un futuro y que podrían ser motivo de conflicto. Para ello existe el “Pacto entre socios”, que es un documento de carácter privado y suscrito por todos los socios de la empresa, donde se expondrán los derechos y obligaciones de cada uno, teniendo en cuenta posibles situaciones tales como ¿qué pasaría si un socio abandona el proyecto? ¿o si no cumple con su parte de la inversión? A veces, la prisa por empezar a emprender y por poner en marcha la idea, hace que se olviden este tipo de cosas, que tarde o temprano acaban ocurriendo en la mayoría de startups.

 
Post relacionados:

  • Amazon, donde el pez grande se come al pequeño
  • La mitad de los trabajos de hoy serán ocupados por robots mañana
  • RRHH Vs Compañeros, ¿quién gana según el informe Oracle Simply Talent?

 

New Call-to-action

    Escribe un comentario