“El peor líder es aquel a quien la gente desprecia.
El buen líder es aquel a quien la gente reverencia.
El gran líder es aquel que hace decir a la gente: «lo hicimos nosotros mismos»”
(Lao Tse)

Todos tenemos habilidades directivas que podemos mejorar y/o potenciar, y, por supuesto, aplicar a nuestra vida. Desarrollarlas para conseguir resultados es algo clave en cualquier directivo.

Tradicionalmente, las funciones directivas se han concretado en Planificar, Organizar, Dirigir, Coordinar, Controlar y Supervisar.

En los actuales tiempos se requiere algo más. Ello se resume en una palabra:
GESTIONAR
lo que, a su vez, se desarrolla en dos grandes funciones:
  • DEFINIR LA MISIÓN Y LA VISIÓN (tarea emprendedora)
  • MOVILIZAR LOS RECURSOS (humanos o no) para lograr la Misión (tarea de liderazgo)
Los directivos y mandos modernos de empresas excelentes se dedican a liderar y llevar a la práctica estas funciones, en lugar de ser “bomberos” que arreglan las cosas mal hechas por otros o corrigen fallos repetitivos de la organización; es decir:
LIDERAR, NO APAGAR FUEGOS
  • Ser directivo o líder noes estar en muchas cosas, muchas horas y agotarse; es
  • Tener Visión (nuevos conceptos, anticiparse a los acontecimientos)
  • Tomar decisiones
  • Obtener ideas de otros y aprovecharlas para la organización
  • Interesarse por las personas, por su situación y por su progreso
  • Interesarse por las situaciones
  • Hacer que las cosas sucedan como está previsto
  • Preocuparse por mejorar-optimizar los procesos (antes que supervisarlos y mantenerlos: eso ya lo debe hacer cada proceso)
  • Delegar
  • Procurar, promover el desarrollo de sus colaboradores

 

El líder moderno deja hacer a sus colaboradores, dirige sin que se note; el buen líder no dice sus ideas, se ven. Dicho de otra forma: consustancial en el liderazgo es el gusto y la capacidad de crear y trabajar en equipo, antes que trabajar con individuos aislados.
Incluye, entre otras actividades, la del management humano: si las personas no están preparadas, entrenadas, motivadas, sensibilizadas, coordinadas, dirigidas por verdaderos líderes, no hay calidad ni satisfacción del cliente, lo que acaba produciendo ausencia de resultados.
Desde la perspectiva de la gestión de los recursos humanos, las principales cualidades que tiene o debería tener un directivo son:

 

  • Entender y comprender la situación en cada momento
  • Acompañar y conducir los grandes cambios de la empresa
  • Crear una visión compartida con el personal
  • Deshacerse de los esquemas mentales
  • Entender los procesos de aprendizaje
  • Ser capaz, de vez en cuando, de detenerse para reflexionar
  • Vamos a comentar cada una de estas cualidades y habilidades.
Entender y comprender la situación en cada momento. Realmente, supone un esfuerzo constante para el directivo, y no es nada fácil. Entender, según el diccionario, es “poseer una idea clara y precisa de las cosas”, lo que significa ser capaz de analizar la situación, las variables que intervienen y cómo se interrelacionan con el ecosistema en el que se ve inmersa la empresa. Pero la parte más importante es la capacidad de comprender(“abarcar, ceñir, rodear por todas partes”) cuál es la situación. Ello significa ir más allá del entender: abarcar más cosas, como las sensaciones o los sentimientos implícitos en la situación, cuyo valor puede ser decisivo en la concepción global de las circunstancias. Significa, también, entrar en el terreno de la intuición. Pero ¿qué es la intuición?. La intuición, como percepción, significa la “comprensión clara del significado o de las relaciones mutuas de un conjunto de signos”, aunque se nos escape algún eslabón. En definitiva cambiar, sin dejar que la rutina del día a día lo impida, y sin abandonar si no se ven resultados inmediatos. Huir de la idea de que “la culpa de que esto no vaya bien nunca soy yo”, sin darse cuenta de que quien tiene que cambiar es uno mismo. Preguntarse ante un entorno complicado: “¿qué puedo hacer?”.

Francisco de Asís Bonora Xerri

Consultor Grupo P&A
    1 comentario
    • Responder JOSE SANCHEZ PEREZ

      28 mayo, 2015, 1:15 pm

      hoy en día el liderazgo requiere una adaptación real al modelo de dirección que los nuevos tiempos exigen; es un modelo muy dinámico, conocedor del aprovechamiento que las nuevas tecnologías pueden proporcionar, capaz de extraer de los equipos humanos lo mejor y revertirlo en la mejora de la productividad de la pyme, y, por supuesto, con un espíritu motivador que es capaz de aglutinar al conjunto de los trabajadores del equipo.

    Escribe un comentario