• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

El pragmatismo en la empresa, una cualidad más propia de Ellas

Existen muchos estereotipos –unos ciertos y otros no- sobre el liderazgo femenino y masculino: que ellas son más empáticas, menos autoritarias y gestionan peor el estrés o que ellos son más estrategas, ambiciosos y menos propensos a implicar a los colaboradores. ¿Qué ocurre con el pragmatismo en la empresa? ¿Son las mujeres más prácticas que los hombres como se cree?

El pragmatismo en la empresa, una calidad más propia de ellas

El líder pragmático

Según la Real Academia de la Lengua Española, el pragmatismo es la “preferencia por lo práctico o útil”.

Por su parte, el artículo Personas y resultados: el liderazgo pragmático, de la Harvard Deusto Business Review, define al líder pragmático como “aquel que se afana por acertar en la combinación entre visión y eficacia o, lo que es lo mismo, entre dirección y resultados, partiendo de los cimientos del carácter directivo, pasando por el núcleo de la motivación humana, no siempre bien entendida y a menudo incorrectamente manejada, para llegar a la dirección como desarrollo del talento y acumulación de experiencia”.

En este sentido, Mark Murphy en Which Of These 4 Leadership Styles Are You?, sostiene que los líderes pragmáticos son competitivos, marcan metas ambiciosas, plantean retos elevados y les gusta afrontar nuevos desafíos, por lo que solo representan entre el 8 y el 12% de la C-Suite.

Las mujeres y el pragmatismo en la empresa

Ahora bien, las investigaciones sobre las diferencias de género en el liderazgo parecen evidenciar que en esta horquilla del 8 al 12% hay más mujeres que hombres.

Así, por ejemplo, el doctor en Psicología Antonio Pamos, ha replicado en la actualidad un estudio que llevó a cabo hace 15 años sobre los rasgos de género. Aunque sus últimas conclusiones apuntan a que las diferencias son, hoy día, mínimas, la practicidad que caracterizaba a las mujeres hace tres lustros se mantiene, a diferencia de los hombres, que abordan los problemas con enfoques más teóricos.

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

 

Este pragmatismo en la empresa de las líderes también se desprende del informe Is the X Chromosome the X Factor for Business Leadership?, de EY, elaborado en base a las opiniones de 3.000 CEOs de todo el mundo, pues explica por qué el 30% de las compañías dirigidas por mujeres esperan un crecimiento anual del 15%, a pesar de que la mitad no dispone de financiación externa, mientras que solo un 5% de las organizaciones encabezadas por varones prevén ese incremento, cuando 7 de cada diez sí tiene acceso a esta posibilidad económica.

Por otro lado, la Universidad de Oviedo, en un trabajo dirigido por el catedrático Juan Ventura, desvela que, en la alta dirección, las líderes femeninas tienen una orientación a resultados superior a la de sus colegas varones.

Asimismo, los expertos en Liderazgo y Recursos Humanos Jack Zenger y Joseph Folkman han llegado a esta conclusión tras analizar los datos recopilados durante más de una década, a partir de evaluaciones 360º a más 70.000 líderes, sobre los comportamientos clave que diferencian a los directivos pobres de los líderes extraordinarios. En concreto, los especialistas han profundizado en qué dos rasgos son más dominantes entre los directivos: cuántos presentan cualidades más relacionadas con la calidez de la persona, en el sentido de si es amigable, con inteligencia emocional y empatía; y cuántos demuestran mayor competencia, es decir, pragmatismo en la empresa, capacidad para lograr objetivos, eficiencia e inteligencia.

En términos generales, los directivos analizados logran una división muy equitativa en estos dos factores: el 46,5% de los ejecutivos son dominantes en calidez, mientras que el 53,5% destacan por su pragmatismo en la empresa.

Pero, ¿qué ocurre si tenemos en cuenta el género de los líderes? Frente al prejuicio inicial de que las mujeres son más cálidas que los hombres, los datos concluyen que un mayor porcentaje de directivas, el 59,3%, destacan por ser competentes y prácticas; los hombres caracterizados por esta cualidad se limitan el 53,8%.

Ahora bien, la clave está en equilibrar estos dos factores del liderazgo, independientemente del género del profesional. “La combinación de competencia y calidez ayuda a los líderes a avanzar a niveles más altos y conduce a un mayor compromiso de los empleados, por lo que ambos rasgos son muy importantes para que los posea un líder”, apunta Zenger en el artículo Should Leaders Aspire To Warmth Or Competence?.

¿Cómo pueden conseguirlo las empresas? Con el programa Extraordinary Leader del Grupo P&A, partner en España de Zenger&Folkman, los/as directivos/as pueden desarrollar las 16 habilidades que marcan la diferencia en el liderazgo y convertirse en ejecutivos sumamente eficaces.




New Call-to-action




Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario