• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

¿Cómo potenciar la resiliencia de los empleados en la empresa?

El 55% de los trabajadores siente que trabaja en exceso y el 45% presenta síntomas de estrés en sus puestos laborales, según el informe Resilience Delivers: How and Why, de The Resilience Institut. Sin embargo, estas cifras pueden mejorarse notablemente si las empresas potencian la resiliencia de los empleados en los lugares de trabajo.

¿Cómo potenciar la resiliencia de los empleados en la empresa?

Guía gratuita: Claves para una comunicación efectiva

Al hablar de bienestar laboral, es habitual que solo pensemos en los factores físicos del mismo, pero la parte psicológica tiene tanta o más influencia en el rendimiento de las plantillas. De hecho, según el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), el 60% de las bajas laborales en Europa son por estrés.

Unos datos que no pasan desapercibidos por las organizaciones, que están empezando a incorporar programas centrados en desarrollar la capacidad de resiliencia de los empleados como vía para reforzar la salud mental del capital humano. Así, según una encuesta realizada por los servicios de Recursos Humanos de Conduent, el 22% de las empresas ya dispone de este tipo de iniciativas y otro 28% prevé implantarlas pronto.

¿Qué es la resiliencia?

El término resiliencia tiene su origen en el campo de la Física, donde hace referencia a la capacidad de un cuerpo de recuperar su forma original después de un impacto o deformación.

Fue Michael Rutter , autor de Resilience: Some conceptual considerations, quien introdujo este concepto a la Psicología, definiéndolo como “un conjunto de procesos sociales e intrapsíquicos que posibilitan tener una vida sana en un medio insano”.

Por su parte, Edith H. Grotberg concibe la resiliencia, en su trabajo Resilience programs for children in disaster, como “la capacidad humana para enfrentar, sobreponerse, y ser fortalecido o transformado por experiencias de adversidad“, mientras que Suniya S. Luthard, en The Construct of Resilience: A Critical Evaluation and Guidelines for Future Work, la entiende como un “proceso dinámico que tiene por resultado la adaptación positiva en contextos de gran adversidad” (Luthard, 2000).

Se trata, por lo tanto, de la capacidad que tienen las personas para superar los problemas que inexorablemente surgen a lo largo de la vida, e incluso salir reforzados de ellos.

¿Por qué es importante en el entorno de trabajo?

Con un ritmo laboral cada vez más frenético y en un entorno de incertidumbre y constantes cambios, los profesionales tienen que hacer frente, hoy más que nunca, a jornadas estresantes, problemas, imprevistos, novedades… Cómo sea afrontado este escenario va a depender de la resiliencia de los empleados. Seguro que conocemos a compañeros que ante una situación de crisis son capaces de coger las riendas y encontrar una solución sin perder los nervios, mientras que otros se bloquean y son presas del pánico en cuanto les sacan de su zona de confort.

Así, según el informe de The Resilience Institute, una alta resiliencia de los empleados tiene alto impacto en una veintena de indicadores del bienestar y rendimiento de los trabajadores. En términos generales, los beneficios de la resiliencia en el entorno laboral se extienden a los siguientes aspectos:

  • Mejor salud mental. Las personas resilientes poseen una mejor gestión emocional y son capaces de relajarse y mantener la concentración en momentos de tensión, ofreciendo un enfoque positivo de los problemas.
  • Mejor salud física. Este bienestar emocional lleva aparejado una potenciación del estado físico de los profesionales, ayudando a reforzar el sistema inmune de los trabajadores resilientes, lo que evita que sufran bajas laborales.
  • Mejor gestión del estrés. No es que no perciban el estrés, sino que la resiliencia de los empleados les permite manejar estos escenarios de forma competente.
  • Más crecimiento personal. Al saber adaptarse a las exigencias del momento, las personas resilientes son más flexibles y están abiertas a aprender nuevas habilidades y asumir nuevos retos, es decir, a salir de su zona de confort, lo que beneficia al potencial innovador y creativo de su empresa.
  • Mayor conexión con otros. Su alta gestión emocional les convierte en personas asertivas y empáticas, influyendo en la creación de climas de trabajo positivos.

¿Cómo potenciar la resiliencia de los empleados?

Según Alan Kohll, fundador y presidente de TotalWellness, las empresas pueden impulsar la resiliencia de los empleados a partir de las siguientes prácticas:

  1. Desarrollar la resiliencia a nivel de liderazgo. Las compañías deben predicar con el ejemplo y procurar que los líderes sean los primeros en mostrar un comportamiento resiliente
  2. Promover un sentido de propósito. Cuando los trabajadores encuentran un significado a lo que hacen, se muestran más involucrados y, por lo tanto, son capaces de superar obstáculos para conseguir sus metas.
  3. Empoderar a los trabajadores. Los profesionales que sienten que tiene control sobre su trabajo serán más resistentes a los problemas, al estar más orgullosos de su función en la empresa.
  4. Gestión del cambio. Las circunstancias van a cambiar, quiera o no la compañía, por lo que es importante desarrollar una cultura organizacional donde el cambio sea percibido como un desafío, en lugar de un conflicto.
  5. Fomentar las relaciones personales. Crear lazos interpersonales sólidos mejora la resiliencia de los empleados, al disponer de más apoyos sobre los que sustentarse en épocas complejas.
  6. Vigilar los niveles de estrés. La organización debe implementar mecanismos que monitoricen los niveles de estrés individual y grupal de la plantilla, para poder abordar soluciones en sus primeras fases.
  7. Valorar el sentido del humor. Las personas resilientes son capaces de reírse en situaciones de crisis. Por ello, los directivos no deben reprender esta actitud, sino todo lo contrario.
  8. Alentar la seguridad en sí mismos. Mediante el reconocimiento de los logros de los trabajadores, los líderes refuerzan la autoestima y autoconfianza de los empleados, convirtiéndolos en personas más resilientes.
  9. Facilitar capacitación. El aprendizaje de nuevas habilidades y capacidades es, sin duda, un buen mecanismo para aumentar la resiliencia de los empleados, que estarán más preparados para nuevos retos.
  10. Impulsar la capacidad de adaptación. Cuando los profesionales trabajan en un escenario donde desmoronarse no es una opción, tenderán a buscar soluciones creativas e innovadoras con las que superar los problemas.
  11. Reforzar el trabajo en equipo. Al poner en común las diferentes habilidades del grupo de trabajo, la empresa está aumentando sus posibilidades de resolver situaciones difíciles.
  12. Implantar hábitos saludables. Un buen estado de salud físico y mental es un excelente caldo de cultivo de la resiliencia en el trabajo.

En Grupo P&A disponemos de un amplio catálogo de formación especialmente diseñado para que las organizaciones puedan contar con plantillas de alto rendimiento, capaces de afrontar los cambios y superar los obstáculos del mercado.




New Call-to-action




Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario