• es
  • pt-br
  • fr-fr
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

¿Potenciar la autonomía en el trabajo? Implanta el Smart working en tu empresa

Los horarios adaptables o las opciones de teletrabajo eran, hasta hace unos años, las evidencias más novedosas en cuanto a flexibilidad de las plantillas se refiere. Sin embargo, en la actualidad, irrumpe con fuerza en el mercado laboral el llamado Smart Working, una alternativa de empleo flexible que otorga a los profesionales plena autonomía en el trabajo.

Autonomía en el trabajo

¿Qué es el Smart Working?

Según la definición aportada por Randstad en el artículo Smart working, la evolución del teletrabajo, este nuevo concepto consiste en “una fórmula de gestión empresarial que se basa en tres pilares básicos: movilidad y flexibilidad horaria, trabajo por equipos y uso de nuevas tecnologías”.

Guía gratuita: Clima laboral y satisfacción de la plantilla

En concreto, el denominado trabajo inteligente “tiene lugar cuando una empresa es capaz de crear un ecosistema que permita a los profesionales decidir en función de su ocupación dónde van a llevar a cabo cada tipo de tarea”, explica Javier Cortés en Flexibilidad laboral: Adiós al teletrabajo, hola al empleo inteligente. De este modo, en el Smart Working, la compañía confiere al empleado plena autonomía en el trabajo para que, sobre la presunción de su nivel de madurez profesional, puede determinar cuándo, dónde y cómo llevar a cabo sus funciones.

«El Smart Working está basado en la confianza, en que el trabajador tenga claro cuáles son sus objetivos, midiendo más el performance y no las horas trabajadas«, añade José Ángel Sandín, consejero delegado de Lefebvre-El Derecho en el artículo Smart working, la última tendencia en el trabajo para facilitar la conciliación y aumentar el rendimiento. Así, por ejemplo, un profesional puede aprovechar un viaje en metro el sábado por la tarde para contestar email; dedicar el tiempo mientras espera a que su hijo termine su clase de inglés a redactar y revisar un informe u optar por mantener una reunión por videoconferencia, en lugar de acudir presencialmente a la oficina.

A diferencia del teletrabajo, donde el empleado sí que debe cumplir con una jornada laboral, aunque lo hace fuera de la oficina, en el Smart Working no hay condiciones, es decir, el trabajador goza de plena autonomía en el trabajo para organizarse como mejor considera, siempre y cuando cumpla con los objetivos marcados.

¿Por qué se está implantando este modelo en las organizaciones?

Muchas empresas en todo el mundo –como es el caso de Vodafone, Mondelez o Microsoft en España- están apostando por esta fórmula al entender que es un modelo más eficiente en la gestión del capital humano, pues permite aumentar la satisfacción y el compromiso de los trabajadores, al tiempo que impulsa su rendimiento y la productividad.

Y es que, en una época donde las políticas de RR.HH. tienden hacia el conocido como ‘employee-centricity’, incluir medidas que propicien la confianza hacia los profesionales, el empoderamiento y la autonomía en el trabajo de los empleados se ha convertido en un ‘must-have’ de las organnizaciones.

¿Qué beneficios y desventajas aporta dar autonomía en el trabajo?

De este modo, el Smart Working acarrea para las compañías las siguientes ventajas:

  • Dispara la satisfacción y el compromiso laboral: los empleados que gozan de autonomía en el trabajo, sienten que la empresa confía en ellos y, en consecuencia, aumenta su implicación y felicidad, como revelan numerosos estudios.
  • Favorece la conciliación laboral: al ser el propio trabajador el que puede organizar su agenda de tareas, tiene mayores facilidades para encontrar ese equilibrio entre vida personal y profesional, un factor que el 55% de los profesionales considera “decisivo” para elegir una empresa u otra, según el informe Employer Brand Research 2017 de Randstad.
  • Atrae y retiene el talento: esta flexibilidad, sumado al hecho de que los profesionales sientan que la compañía confía en ellos, conlleva que aumente el interés del talento por unirse a la organización. Pero, además, al poder trabajar desde distintos emplazamientos y husos horarios, los procesos de reclutamiento derriban cualquier frontera, aumentando al mismo tiempo la diversidad de los equipos.
  • Lucha contra el presentismo: las políticas de flexibilidad horaria son el antídoto frente al presentismo laboral, según la VI Encuesta sobre Absentismo y Presentismo, elaborada por Adecco, en la que se señala que el 56% de las compañías españolas sufre esta práctica en sus plantillas.
  • Reducción de costes: a nivel económico, las compañías que promueven esta autonomía en el trabajo entre su personal pueden beneficiarse de una reducción de algunos de los gastos que tiene un tradicional empleo presencial, como el coste de los suministros o los bonos de comida y transporte, por ejemplo.
  • Sostenibilidad: tampoco hay que olvidar que el Smart Working permite reducir la contaminación generada por el uso del transporte para acudir a los centros de trabajo, además del alivio de la congestión del tráfico que se produce en las ciudades por este movimiento de profesionales.  
  • Mejora del rendimiento: al pasarse de una evaluación por cumplimiento de horario a otra en función de los resultados logrados, los empleados que acceden a la autonomía en el trabajo del Smart Working registran un mayor rendimiento. En este sentido, según un estudio de Zenger&Folkman, el 67% de los empleados están dispuestos a hacer un esfuerzo extra si gozan de un alto empoderamiento, pero solo lo hará el 4% si este es bajo.

No obstante, para que el Smart Working consiga sacar partido a la autonomía en el trabajo de los empleados las organizaciones tienen que enfrentarse a una serie de obstáculos:

  • Poner a disposición de las plantillas las herramientas tecnológicas necesarias para el desempeño óptimo de los profesionales.
  • Reforzar la seguridad en el empleo de estos instrumentos, garantizando que toda la documentación y la comunicación están protegidas frente a ataques.
  • Ofrecer una capacitación a los empleados para que puedan utilizar esas herramientas de forma eficiente.
  • Implantar en la empresa una cultura de desempeño por objetivos que permita que esta autonomía en el trabajo se traduzca en un mejor rendimiento.

En el Grupo P&A contamos con un servicio de consultoría sobre organización y RR.HH. que facilita a las organizaciones equipos de técnicos y herramientas de probada eficacia para lograr un proceso integral de gestión del capital humano.

New Call-to-action
Enric-Francesc Oliveras Responsable de Marketing online y Formación elearning
Consultor y formador apasionado de las TIC, Marketing Digital y Diseño, llevo años en continuo aprendizaje a la vez que ayudando a otros profesionales en su aprendizaje personal.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario