El ámbito empresarial está en constante cambio. Nos encontramos en un entorno VUCA (‘Volatility, Uncertainty, Complexity and Ambiguity’) en el que algunos modelos tradicionales de management han quedado obsoletos. Surge así la necesidad por parte de los directivos de implantar sistemas de gestión por valores, donde el factor humano ocupe el centro de las políticas de las organizaciones.

Modelo de gestión por valores: concepto, beneficios y pautas de aplicación

Concepto de gestión por valores

Esta nueva perspectiva coge fuerza hoy día, hasta el punto de que el 83% de los ejecutivos considera que los valores son imprescindibles para lograr los objetivos de la empresa, según el Barómetro de Valores y Ética Empresarial, de la Fundación Generación Empresa. “Los valores son cada vez más relevantes a la hora de definir proyectos empresariales y están cada vez más arraigados en la gestión de las compañías”, apunta Randstad en su artículo La importancia de la implantación de los valores en la gestión empresarial.

Pero, ¿en qué consiste la gestión por valores? Este modelo de management parte de la siguiente premisa: ” las relaciones humanas son el principal activo estratégico de cualquier organización”. Las compañías que utilizan este paradigma ” crean riqueza y buscan impregnar a toda la organización de una forma de pensar, de sentir y de hacer en la que se cree y se confía, alcanzando, gracias a ella,  los fines estratégicos de la organización”, según señala Virginia Arranz en Aspectos clave sobre la Gestión por Valores.

Se trata, añade Joaquim Erra en Gestión por valores. Esquema de la exposición, de “una filosofía que concibe la gestión a partir del factor humano como elemento esencial del desarrollo de la organización, que busca la máxima implicación de las personas, centrando su atención en valores corporativos”.

Beneficios de incluir los valores en la gestión empresarial

El principal resultado de este modelo es el aumento del compromiso afectivo de todos los grupos de interés, desde los empleados, hasta los proveedores o los consumidores.

Así, el Barómetro del compromiso en España de Tatum evidencia que existe una fuerte relación entre la gestión por valores de la compañía y el apego emocional de las personas, incrementando el deseo de pertenecer y mantenerse como miembro de esa organización. De hecho, los valores corporativos son la primera de las 12 dimensiones  que los profesionales valoran de su experiencia laboral, cuando expresan  su compromiso.

Como consecuencia de este mayor compromiso, la gestión por valores también se traduce en una mejora del rendimiento de la plantilla, reducción de costes, generación de ambientes laborales positivos, mayor atracción y retención del talento, impulso de la productividad y satisfacción del cliente, entre otros beneficios. Por ejemplo, de acuerdo con el informe Good Purpuse Study de Edelman, siete de cada diez consumidores recomendará  una compañía en lugar de otra por sus valores empresariales.

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

Decálogo de partida para la gestión por valores

Por tanto, la gestión por valores se basa en la inclusión de estos valores empresariales en la toma de decisiones con la firme convicción de que ser fieles a estos principios redundará de forma positiva en la marcha de la empresa.

En este sentido, Randstad Valores establece 10 pautas que resumen la filosofía de la gestión por valores:

  1. Los valores y su aplicación en nuestras vidas nos dignifican como personas.
  2. Los pilares de nuestras actuaciones se sustentan sobre valores.
  3. Nuestras metas nunca son más importantes que los medios empleados para obtenerlas.
  4. No todos los caminos son válidos para conseguir nuestros objetivos.
  5. Somos responsables de incluir los valores en las culturas organizativas de nuestras empresas.
  6. Asumimos el papel de agente transformador de nuestra organización.
  7. Asumimos el papel de agente transformador de nuestra sociedad.
  8. Somos responsables de promocionar los valores liderando con el ejemplo.
  9. Somos responsables de constatar que los comportamientos de nuestros equipos se ajusten a esos valores.
  10. Nos gusta trabajar rodeados de personas con valores porque sabemos que es la mejor forma de  vivir y dirigir una empresa .

Claves en la gestión por valores

Sobre esta base, HBO Consulting, en el artículo La gestión por valores, estrategia clave en el compromiso de los empleados, aporta a su vez cinco claves para potenciar la gestión por valores en las organizaciones:

  • Liderazgo. La gestión por valores debe partir de la C-Suite. Son los líderes los que deben servir de ejemplo para el resto de profesionales, y actuar conforme a sus principios en todo momento, velando para  que los valores empresariales sean respetados en todos los niveles de la organización.
  • Cultura. Del mismo modo, las políticas organizaciones deben ser coherentes con los valores promovidos por la empresa. “Lo que importa no es el trabajo en sí, sino el sentido del trabajo que conecta a las personas con algo superior que les hace sentirse útiles y valiosos, y les relaciona con  otras personas que comparten los mismos propósitos y valores”, sostiene la consultora.
  • Humanización. En la gestión por valores, las personas son el centro de las estrategias empresariales y, por tanto, sus intereses, necesidades, motivaciones o preocupaciones deben convertirse en el pilar de la toma de decisiones.
  • Interacción. Para que la gestión por valores sea efectiva, es preciso desarrollar una cultura de coaching, de feedback, de desarrollo y de reconocimiento en la compañía. Así, según las investigaciones de Zenger&Folkman, los empleados que cuentan con líderes capaces de ofrecerles coaching y retroalimentación se sienten más comprometidos con los objetivos empresariales.
  • Resiliencia. Por último, los directivos deben también propiciar la innovación y la mejora continua en la empresa, creando una cultura que conciba el error como fuente de aprendizaje.

En el Grupo P&A, trabajamos para que las empresas y sus líderes desarrollen un management efectivo. Para ello contamos con el programa The Complete Manager, con el que los participantes aprenden a afrontar los desafíos de la gestión empresariales con habilidades y confianza.

New Call-to-action

    Escribe un comentario