• es
  • pt-br
  • pt-pt
  • fr-fr
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Liderazgo diplomático: ventajas y desventajas del estilo

Liderazgo diplomático

La gestión de la diversidad se ha convertido en una capacidad inherente de los grandes líderes, posibilitando la inclusión de las distintas perspectivas del capital humano para enriquecer la toma de decisiones. Ahora bien, para ello, los directivos necesitan desarrollar su liderazgo diplomático si quieren conseguir integrar los diferentes puntos de vista de forma efectiva.

Concepto de liderazgo diplomático

Según sostiene Mark Murphy en su libro Leadership Styles: How to Discover and Leverage Yours, existe cuatro grandes estilos de liderazgo: el pragmático, el idealista, el mayordomo y el diplomático.

Este último, continúa el experto, es el “pegamento social y la fuerza de afiliación que mantiene a los grupos unidos”, caracterizándose por un carácter amable, social, generoso y tendente a construir vínculos personales sólidos con los empleados a través de un enfoque ‘bottom-up’. “La diplomacia requiere que no solo conozcamos y controlemos nuestras propias emociones, sino que también aprendamos a reconocer y manejar las emociones de otras personas, pues lo que un líder logra hoy depende de las personas que lidera y la mejor manera de tener éxito es lograr que den lo mejor de sí”, apunta Kenneth Rice The Art of Diplomatic Leadership.

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

Así, el foco del liderazgo diplomático se centra en aprovechar las fortalezas de cada trabajador para redirigirlas hacia el cumplimiento de los objetivos, teniendo una alta capacidad para resolver conflictos de manera pacífica. Es decir, su meta no es que los colaboradores estén de acuerdo con él, sino lograr un acuerdo conjunto en beneficio de los intereses del grupo y la compañía. “Un líder diplomático es aquel que considera una variedad de perspectivas diferentes y analiza esta información cuando toma su decisión final”, expone Alexandra Tselios en The Diplomatic Leader: How to Agree to Disagree.

Características del líder democrático

Por tanto, según el trabajo What Is Democratic (Participative) Leadership? – 5 Main Principles, el liderazgo democrático está caracterizado por los siguientes comportamientos:

  • Promoción de un flujo libre de ideas. El directivo no solo está abierto a las sugerencias y propuestas de los empleados, sino que incita a los colaboradores a aportar sus ideas y opiniones, involucrándolos directamente en la toma de decisiones.
  • Apertura de mente. Lógicamente, para integrar la diversidad de opiniones dentro del equipo de trabajo, el liderazgo democrático requiere disponer de una mente abierta dispuesta a desarrollar una escucha activa libre de prejuicios y sesgos cognitivos.
  • Creación de relaciones de confianza. Asimismo, para que este intercambio de perspectivas sea auténtico, es necesario que el líder democrático genere un ambiente de confianza con los trabajadores.
  • Alta moralidad y ética. Aquellos directivos que desarrollan un liderazgo democrático actúan de acuerdo con los valores propios y de la organización que representan, mostrando un compromiso férreo con los principios éticos y normas de actuación de la organización. De otro modo, no lograrían el respeto y la confianza de su equipo.  
  • Claridad de enfoque. Al recibir mucha información sobre posibles alternativas en la toma de decisiones, es esencial que el líder democrático cuente con una profunda competencia en la materia, que le permita analizar de forma diligente todos los puntos de vista y adoptar las medidas más oportunas.

Pros y contras de este estilo de liderazgo

En cuanto a las ventajas que aporta el liderazgo democrático a las organizaciones, el principal beneficio surge gracias a esta integración de la diversidad de la empresa, aportando los siguientes efectos en la compañía:

Ahora bien, como cualquiera de los otros estilos de management, el liderazgo diplomático no está exento de inconvenientes, entre los que destacan la demora en la toma de decisiones, al tener que debatir las diferentes perspectivas sobre un asunto y negociar una solución consensuada, y el riego de que surjan conflictos de roles o tareas superpuestas, afectando a la eficiencia del trabajo.

Por tanto, el liderazgo diplomático no es el más adecuado en situaciones de crisis, que requieren de una respuesta rápida, ni cuando el equipo de trabajo no dispone de la motivación o la experiencia para implicarse activamente en el proyecto, pues en este caso será necesario un líder más autoritario que marque las directrices concretas que cada colaborador debe seguir.

Para valorar las capacidades de gestión empresarial y del capital humano de los directivos, el Grupo P&A ofrece a las compañías el taller 6 palancas de liderazgo: Construcción de capacidades clave, con el que los altos cargos y mandos intermedios pueden analizar sus competencias, pasiones y necesidades y fortalecer aquellas que resulten fundamentales para convertirse en líderes extraordinarios.

New Call-to-action
Mariano Opere Director de Estudios y RR.HH. en Grupo P&A
Consultor de Dirección, liderazgo y habilidades directivas, con larga experiencia en proyectos de consultoría en empresas internacionales y pymes

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario