Hace unas semanas, se nos pidió analizar un modelo de competencia que un cliente había creado para el desarrollo del liderazgo. Se basaba en la idea de que en diferentes momentos de su desarrollo, los potenciales líderes necesitan centrarse en sobresalir en diferentes habilidades. Por ejemplo, en su modelo propusieron que un gerente de nivel inferior debería centrarse en la conducción a resultados, mientras que los altos ejecutivos deberían centrarse en el desarrollo de una perspectiva estratégica.

Intuitivamente, esto tiene sentido, ya que se basa en la hipótesis de que una vez que las personas desarrollan una habilidad, continúan ejercitando la misma. Pero, curiosamente, esto no se aplica en el atletismo. Los atletas continúan ejercitando y desarrollando las mismas habilidades a lo largo de toda su carrera. Tal y como pensábamos, los ejecutivos de alto nivel que hemos conocido, están muy centrados en la obtención de resultados. Sin embargo, muchos de los mejores gestores de nivel inferior son totalmente claros acerca de la estrategia y la visión.

Esto nos llevo a preguntarnos: ¿Son algunas de estas habilidades menos importantes para los líderes en ciertos niveles de la organización? O ¿hay un conjunto de habilidades fundamentales para todos los niveles?

Para ello, hemos agrupado un conjunto de datos en el cual se preguntó a 332.860 jefes, compañeros y subordinados, qué habilidades tienen el mayor impacto en el éxito de un líder en la posición de los encuestados actualmente. Cada encuestado respondió seleccionando las cuatro mejores competencias de entre una lista de 16 competencias. A continuación, comparamos los resultados entre los gerentes de distintos niveles.

Como cabe de esperar, las habilidades que la gente indicó necesitar, no dependían solamente de su nivel jerárquico en la organización, sino también del trabajo que estas personas llevaban a cabo y de sus circunstancias particulares. Aún así, hubo una notable coherencia en los datos sobre qué habilidades se perciben como más importantes en cada uno de los cuatro niveles de las empresas que se midieron. Las mismas competencias fueron seleccionadas como las más importantes por igual para los supervisores, los mandos intermedios y directivos, y seis de entre las siete, encabezaron la lista de los altos ejecutivos.

Nuestros resultados mostraron que los ejecutivos de los diferentes niveles jerárquicos de la empresa, necesitan un equilibrio de todas estas competencias. Las otras nueve competencias incluidas en nuestro estudio, se eligieron sólo con la mitad de la frecuencia que las siete primeras.

Esto nos sugiere que a medida que las personas se mueven en la organización, las competencias fundamentales que necesitan no van a cambiar drásticamente. Sin embargo, nuestros datos también muestran la importancia relativa de las siete habilidades, que cambian en cierto grado cuando las personas ascienden en la organización. Así, en el gráfico de arriba, las siete competencias principales se enumeran en orden de importancia, como es el caso del grupo de supervisión. En el caso de los mandos intermedios, la resolución de problemas avanza a la primera posición, delante de todo lo demás. Para la alta dirección, la comunicación poderosa se mueve a la posición número dos. Sólo para los altos ejecutivos se introduce una nueva competencia ya que la capacidad de desarrollar una perspectiva estratégica (que había estado subiendo constantemente los niveles más bajos) se traslada a la posición número cinco.

¿Qué hacer con todo esto? De nuestro análisis concluimos que existe una cierta lógica para centrarse en competencias distintas en diferentes etapas de tu desarrollo. Pero, más fundamentalmente, nos muestra que hay un conjunto de habilidades que son fundamentales para lo largo de tu carrera. Y si esperas a ser un alto directivo para desarrollar una perspectiva estratégica, será demasiado tarde. Nuestra investigación ha indicado además, que la falta de una perspectiva estratégica se considera un defecto fatal, incluso cuando tu trabajo actual no la requiere. Tus superiores quieren que demuestres esa habilidad antes de ascenderte.

Por lo tanto, es útil preguntarte qué competencias son más importantes para ti en este momento. Pero también es fundamental preguntarse qué competencias van a ser más críticas en el futuro para el trabajo del siguiente nivel. Demostrar esas habilidades en tu trabajo actual proporciona evidencia de que tendrás éxito en el próximo trabajo.

Jack Zenguer

Partner estratégico Grupo P&A

    Escribe un comentario