Las empresas, en la actualidad, han empezado a comprender la importancia que tiene poner en marcha enfoques de gestión del capital humano basados en la perspectiva de ‘employee centricity’, donde se promueva el desarrollo de equipos motivados y satisfechos con sus puestos de trabajo y con la compañía como ingrediente para maximizar los resultados de la organización.

Como señala Marilyn Sawyer Wesner, autora de A Journey of Change: The History of Team Building in Organizations, 1900-1989, “se ha comprobado que, a largo plazo, el trabajo en equipo es mucho más productivo que tener a unos pocos gerentes de alto nivel que dictan la dirección sin ninguna aportación de las personas que realmente realizan el trabajo”.

La importancia del trabajo en equipo

Esta nueva forma de entender la relación entre empresa y plantilla tiene su base en las numerosas investigaciones que ponen de relieve el impacto positivo que provoca el bienestar de los empleados en el éxito empresarial.

Por citar algunas, según el estudio The Employee Experience Index: A New Global Measure of a Human Workplace and Its Impact, publicado por IBM Smarter Workforce Institute y Globoforce, los empleados que experimentan un sentido de pertenencia, propósito, logro, felicidad y vigor tienen más probabilidades de desempeñarse en niveles más altos y contribuir con expectativas superiores.

Por su parte, el investigador Henry A. Landsberger asoció, en un experimento, la participación de los trabajadores en la toma de decisiones con una mayor satisfacción laboral, el llamado efecto Hawthorne.

Otro estudio de Universia describe el vínculo entre el desarrollo de equipos de trabajo y el aumento de la motivación, la satisfacción, el entusiasmo, la mejora del ambiente laboral o la reducción del estrés laboral.

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

5 claves para el desarrollo de equipos

Ahora bien, aunque la mayoría de directivos es consciente de que el desarrollo de equipos de trabajo produce un mayor rendimiento de los profesionales, según el Randstad Workmonitor, el 80% de las empresas aún tiene que trabajar en este aspecto. ¿Qué pueden hacer los ejecutivos para cambiar esta realidad?

En este sentido, en la gestión del capital humano existe un modelo fuertemente extendido para garantizar el desarrollo de equipos altamente efectivos. Se trata de la metodología de las 5 C, que recoge los cinco puntos indispensables en las relaciones de los grupos de trabajo:

  1. Complementariedad. El primer paso a la hora de desarrollar equipos pasa por su constitución. En este sentido, es importante utilizar un sistema de gestión de competencias, que permita a cada profesional asumir las tareas que mejor domina; apostar por grupos multidisciplinares, con integrantes que se complementen; y procurar que exista diversidad en el grupo, para favorecer la mayor perspectiva posible sobre los problemas y soluciones.
  2. Coordinación. Constituido el grupo, el jefe de equipo debe establecer los parámetros bajo los que se producirá la colaboración entre los diferentes integrantes del grupo. “La colaboración no se trata solo de trabajar en estrecha coordinación, sino también de trabajar juntos para descubrir nuevas formas de pensar y obtener mejores resultados”, afirma Glenn Llopis en 5 Ways Leaders Enable Innovation In Their Teams.
  3. Comunicación. Para que el trabajo en equipo sea óptimo, es imprescindible que el líder promueva una comunicación constante, transparente y bidireccional, facilitando las herramientas necesarias para que la información fluya en la empresa. De acuerdo con el informe Inside Internal Communication: Groundbreaking Innovations for a New Future, de Melcrum, aquellas organizaciones que desarrollan buenas políticas de comunicación, consiguen un rendimiento laboral un 36% superior y aumentan su rentabilidad en un 30%. “Para que un grupo de personas puedan realizar sus labores de manera correcta, eficiente y con buen ambiente laboral es preciso que todos los miembros cuenten con toda la información necesaria para poder desarrollarla”, sostiene el artículo Las 5 C del trabajo en equipo: Las claves para tener éxito en tu negocio.
  4. Confianza. Según las investigaciones llevadas a cabo por Zenger&Folkman, la confianza es un indicador fundamental en las evaluaciones positivas o negativas realizadas por otros compañeros. Por tanto, sin confianza, el desarrollo de equipos está abocado al fracaso, por lo que el líder debe propiciar las relaciones interpersonales sanas dentro de los grupos de trabajo.
  • Compromiso. El último parámetro del modelo de las 5C para el desarrollo de equipos pasa por fomentar el compromiso de los trabajadores, aplicando estrategias de motivación intrínseca y extrínseca que induzcan a los trabajadores a recorrer la milla extra. La implicación laboral de los empleados es fundamental en su rendimiento, hasta el punto de que un equipo comprometido es hasta un 18% más productivo, según el estudio The evidence: Wellbeing and Employee Engagement.

Se trata, en definitiva, de ser un líder capaz de inspirar y motivar a otros. Para lograrlo, las organizaciones cuentan con el programa Inspiring Leader, impartido por el Grupo P&A sobe la base de los estudios de Zenger&Folkman, con el que los managers aprenderán a construir las habilidades para desarrollar equipos mediante un liderazgo extraordinario.



New Call-to-action

hbspt.cta.load(1555896, ’99ec76c5-07e7-4048-83bd-3514d498cb8f’, {});

    Escribe un comentario