En el estudio del neuroliderazgo, diversas investigaciones han llegado a la conclusión acerca de cómo la mujer ha transformado el liderazgo. Su capacidad innata para tener ideas innovadoras, liderar equipos de trabajo de una manera sensitiva y solucionar problemas, ha hecho que la mujer llegue a ser un valor garantizado en la dirección de equipos. En el liderazgo se ha notado el enfoque de la mujer sobre el área profesional de la que es responsable, con resultados muy positivos constatados en grandes empresas del mundo entero.

neuroliderazgo femenino

La empatía como motor de la empresa

Estudios recientes sobre neuroliderazgo han confirmado algo que muchas mujeres de éxito habían manifestado a lo largo de las últimas décadas. Se comenzó a ver, desde los años 90, que las mujeres aportaban un punto de vista totalmente distinto a los puestos de liderazgo. Es más, manifestaban unas capacidades innatas muy beneficiosas y que no se encontraban en los líderes masculinos.

Se concluyó que era la capacidad empática del sexo femenino que la colocaba en una posición privilegiada para gestionar equipos de trabajo.

La empatía de la mujer se refiere tanto a la de tipo emocional como a la de tipo cognitivo. En ambos casos se explora la forma en la que el liderazgo conecta con los sentimientos de las demás personas. Con la empatía cognitiva, la persona que la siente tiene capacidad para detectar el pensamiento de las personas con las que interactúa. Por su lado, con la emocional es posible sentir las emociones de los demás individuos.

Las mujeres que aplican esta empatía para liderar sus equipos triunfan más por su capacidad para saber cómo ocuparse de cada uno de los miembros de su empresa. Y no es que el cerebro masculino no maneje la empatía, sino que en el caso del femenino se trata de algo más pronunciado.

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

 

Armonía en el neuroliderazgo femenino

Si algo lleva a que la neurociencia apueste por la mujer como motor de las empresas es que se forma a su alrededor un ambiente de armonía con el cual es más fácil trabajar y tomar decisiones.

Las mujeres destacan de los hombres por su destacado papel en el razonamiento de situaciones, en la auto-observación y en la gestión de todas las emociones. Estos aspectos se mantienen siempre en equilibrio de forma que se puede ofrecer el mejor rendimiento posible para beneficio de los equipos.

El pensar en todos los aspectos posibles y en conectar empáticamente con los demás lleva a que una mayor cantidad de grupos de interés se vean beneficiados por el liderazgo practicado por las mujeres. Los estudios de neuroliderazgo encuentran también que las mujeres tienen más memoria, más facilidad para ver las situaciones con una visión amplia y una capacidad innata de socialización.

Gracias a los estudios de neuroliderazgo, las empresas actuales se pueden estar viendo beneficiadas de la mayor aportación de la mujer a la gestión y dirección de las empresas.

neuroliderazgo femenino

Garantía de éxito

Cada vez más empresas encuentran en los estudios de neuroliderazgo una oportunidad de incrementar las probabilidades de éxito, especialmente en situaciones que resulten un poco complejas o que tengan margen de maniobra.

La mujer está obteniendo unos resultados positivos en las empresas en las que se les proporciona poder. Esto se debe a que tienen un punto de vista fresco y refrescante de trabajos que parecen hechos a su medida. Por otro lado, se han realizado estudios que han determinado que el disponer de mujeres al cargo reduce de manera considerable los volúmenes de riesgo a los que se someten las empresas. De la misma manera, también se reducen los índices de bancarrota. De ahí que sean muchas las firmas que vean que este cambio en el estilo de dirección una apuesta a tener en cuenta.

Las multinacionales también lo están viendo. El liderazgo femenino se ha ganado la confianza del público, de inversores y de ejecutivos por igual, que saben que, en la búsqueda de los mejores resultados, la presencia de loa mujer en la alta dirección siempre será capaz de ofrecer algo distinto. Por eso se puede hablar de esta evolución en el liderazgo no como una tendencia, sino como una razón de peso para establecer nuevas vías de introducción del liderazgo femenino en cualquier tipo de empresa.

Para aprovechar el potencial directivo de las profesionales, las organizaciones deben reconocer el talento en sus primeras fases y apostar por su desarrollo continuo. En el Grupo P&A ponemos a disposición de las empresas programas de liderazgo de directivos, como The Extraordinary Leader, con el que poner de manifiesto las competencias de liderazgo que diferencian a los líderes extraordinarios del resto, evaluar la eficacia del liderazgo de cada participante y diseñar un plan de desarrollo individual personalizado.

Post relacionados:

 

New Call-to-action

    Escribe un comentario