• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

La honestidad en la empresa: un ‘must-have’ para el liderazgo extraordinario

¿Qué importancia tiene la honestidad en las empresas? ¿Consideras que es menos relevante que poseer una alta iniciativa? ¿Estimas más prioritario tener capacidad de resolución de problemas? ¿O ser innovador?

La honestidad en la empresa: un ‘must-have’ para el liderazgo extraordinario

La honestidad en la empresa, una prioridad

Según los estudios llevados a cabo por Zenger&Folkman, la honestidad en la empresa tiene un papel esencial en el éxito tanto de los individuos como de las organizaciones y, de hecho, es la competencia central de las 16 características que se describen en el modelo del Liderazgo Extraordinario.

Pero su impacto tiene más repercusiones. La  consultora de ambos autores, especializada en Recursos Humanos y Liderazgo, realizó una encuesta a miles de líderes  para que valorasen, en función de su importancia, estas 16 competencias diferenciadoras de los líderes extraordinarios, concluyendo que la integridad y la honestidad era la característica más relevante dentro de las compañías.

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

Estos datos concuerdan con las estadísticas globales de Zenger&Folkman, con más de 700.000 evaluaciones, y, según las cuales, esta competencia ocupa el segundo puesto según el nivel general de importancia, por encima de habilidades como la capacidad de inspirar a otros o la experiencia técnica.

Rasgos de los profesionales honestos

La Real Academia de la Lengua Española se refiere a la honestidad con calificativos como decente, decoroso, recatado, pudoroso, razonable, justo, probo, recto u honrado. “Es la conducta recta, honrada, que lleva a observar normas y compromisos, así como actuar con la verdad, lo que denota sinceridad y coherencia entre lo que una persona hace, lo que piensa, lo que dice o  ha dicho”, añade Virgilio Hermoza en el artículo Valores empresariales: honestidad.

En el artículo The 16 Days of Competencies: #1 Displays High Integrity and Honesty, Jack Zenger y Joe Folkman desarrollan el concepto de honestidad en el trabajo. En este sentido, consideran que esta característica está asociada a los siguientes comportamientos descriptivos:

  • Evitar decir una cosa y hacer otra.
  • Cumplir con las promesas y compromisos.
  • Ser un modelo de los valores fundamentales.
  • Predicar con el ejemplo.
  • Afrontar los problemas de forma directa y sin demora.
  • Responder a las preguntas con sinceridad.
  • Defender las propias convicciones, aunque vayan contra la opinión generalizada.

La asertividad como impulsor de la honestidad en la empresa

Ahora bien, como explica Folkman en el artículo How To Make Your Organization More Honest, publicado en la revista Forbes, el problema para incrementar la honestidad en la empresa es que cuando los líderes honestos establecen el objetivo de ser más honestos en su P.D.I. (Plan de Desarrollo Individual), no pueden pensar en otros aspectos de mejora, ya que al ser una fortaleza, estaban cumpliendo con los requisitos básicos de la competencia: no mentir, ni actuar de forma fraudulenta. En consecuencia, ¿qué se puede hacer para desarrollar la Honestidad, cuando ya es una fortaleza?

Para responder a esta pregunta, Zenger&Folkman analizaron a más de 20.000 líderes y realizaron un estudio dirigido a encontrar las diferencias entre  los más honestos  y los demás. Su investigación llegó a la conclusión de que los directivos que se situaban en el percentil 90  mostraban otros comportamientos compañeros asociados a dicha competencia, y, cuya práctica, nos permitirá ampliar el desarrollo de la honestidad:

La mayoría de directivos, que tienen una fortaleza en la competencia de Integridad y Honestidad, no ven la necesidad de desarrollar esta competencia, ya que consideran que no pueden hacer más de lo que ya hacen. Piensan que la honestidad es un valor ético, que lo es, y no se puede hacer más, o se tiene o no se tiene. Se olvidan que hablamos de la honestidad en el liderazgo, en consecuencia es imprescindible que lo manifiesten en su comportamiento.

Un profesional honesto y asertivo es percibido como mucho más honesto por el resto. Por ejemplo, un líder puede escuchar a un compañero hablar de sobornar a un gobierno para aumentar las ventas y pensar, para sí, que esa idea es inaceptable. Está siendo honesto, pero si, además, es capaz de mostrar su rechazo públicamente de forma asertiva su nivel de honestidad aumentará.

Mantener la integridad no es fácil, ya que implica hacer preguntas difíciles, presionar a otros para que digan la verdad y cumplan sus compromisos. Una persona firme se pronuncia cuando ve que lo que se está haciendo no es ético; no se permiten ignorar las inmoralidades, sin decir nada.

La combinación de honestidad y asertividad es lo que llamamos una combinación poderosa y es, en resumen, una forma en la que un buen líder puede hacer una gran transición”, comenta Folkman.

Acciones:

Por último, acciones que pueden ayudar en el desarrollo de la asertividad, que repercutirán positivamente en la competencia Honestidad, son las siguientes:

  • Promover la disconformidad y la crítica. Hace treinta años I.B.M. inició una práctica, mediante la cual los directivos se debían reunir con sus colaboradores para  realizar una evaluación crítica de la gestión del Departamento.
  •  Dar un feed-bak constructivo. Es esencial que los demás perciban que tu intención es ayudarles en su trabajo
  • Fijar estándares elevados. Animar a los demás a hacer su trabajo de la mejor forma posible, respetando las reglas.

Para conseguir esta transformación hacia el liderazgo extraordinario, en el Grupo P&A, como partner de Zenger&Folkman en España, contamos con el programa The Extraordinary Leader, con el que las organizaciones pueden formar a líderes que producen y promueven resultados.

New Call-to-action

Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario