La habilidad número uno que necesitan los líderes en una crisis

Hay varias habilidades que los líderes poseen y que son útiles en una crisis. Habilidades como:

  • Conseguir que la gente se esfuerce y logre un desafío difícil.
  • Utilizar una perspectiva estratégica y capacidad de adoptar una visión a largo plazo.
  • Enfocarse mentalmente en lo que sucede fuera de la organización, en lugar de centrarse a nivel interno.
  • Influir en las personas para lograr un cambio significativo.
  • Proporcionar resultados significativos e importantes cuando es necesario.

Pero la habilidad que tiene el impacto más inmediato, y que más ayuda o perjudica a un líder en una crisis, es la capacidad de comunicarse de manera poderosa y frecuente. Durante las últimas semanas con la experiencia del coronavirus, hemos visto una variedad de ejemplos excelentes y otros, terribles.

En lugar de rememorar las noticias, hemos analizado los datos de 97.822 líderes y las evaluaciones de sus informes directos para comprender el impacto de las comunicaciones deficientes y excelentes. En el siguiente gráfico, mostramos la efectividad de los líderes que se comunican poderosamente en el eje horizontal. En el eje vertical, medimos la clasificación porcentual que muestran los empleados sobre el nivel de confianza que tienen en que se lograran los objetivos.  De los datos se desprende que los líderes con mayor habilidad en la comunicación tienen empleados que muestran mucha más confianza en que se lograrán los objetivos de la organización.

Mantener a los demás informados en lugar de comunicarse poderosamente

El primer paso para mejorar la comunicación es mantener a los demás bien informados. A menudo los líderes obtienen feedback negativo de sus colaboradores  sobre la falta de información ante los cambios, las nuevas direcciones o las decisiones que les afectan. El impacto de mantener a los demás informados se ha medido en empresas que están pasando por una fusión. Cuando se anuncia una fusión, los líderes tienen prohibido compartir información confidencial con sus empleados. Esta severa advertencia de los abogados hizo que muchos líderes eliminasen casi todas las comunicaciones con sus equipos. A pesar de las advertencias, otros líderes continuaron reuniéndose con sus equipos a menudo y hablando con ellos sobre sus preocupaciones. A pesar de que muchas de las preguntas de los miembros del equipo no pudieron ser respondidas, continuaron comunicándose. Los líderes que se reunían regularmente y se comunicaban tuvieron mucho más éxito después de la fusión, mientras que los que dejaron de comunicarse tuvieron una mayor rotación y más problemas de integración después de la fusión. Todos queremos estar bien informados y nos frustramos cuando los cambios nos pillan por sorpresa.

Muchos directivos se fijan la meta de mantener a sus gerentes bien informados. Hacer esto es un paso inicial para convertirse en un gran comunicador. La siguiente tabla ilustra algunas de las diferencias entre un líder que no es más que un informador y otro que es un gran comunicador.

Convertirse en un Comunicador Poderoso

Para descubrir lo que hicieron los líderes para pasar de ser un informador a un poderoso comunicador, analizamos los datos de 97.700 líderes. Observando los datos, descubrimos que había cinco habilidades que facilitaban a los líderes a comunicarse poderosamente. En nuestra investigación, encontramos que, si los líderes estuvieran justo por encima de la media en su desempeño en estas cinco habilidades, su capacidad para comunicarse poderosamente se calificaría en el 82º percentil. La consecuencia de esta investigación es que los líderes necesitan tener un nivel razonable de habilidad en las cinco áreas.

  1. Inspirar y motivar a los demás. Para la mayoría de la gente, esto supone un gran desafío, pero nuestra investigación reveló algunas técnicas simples que pueden ayudar al líder a ser más inspirador. Establecer una conexión emocional puede hacer que las comunicaciones sean más inspiradoras, mientras que ser distante y escurridizo es poco inspirador. Los líderes pueden crear una conexión emocional incluyendo a otros en la conversación, agradeciendo a los demás sus aportaciones, o simplemente, recordando los nombres de los empleados. El empleo de anécdotas para ilustrar puntos importantes también hace que las comunicaciones sean recordadas y tengan un mayor impacto. Introducir pasión, emoción y diversión en lo que se dice siempre ayuda.

 

  1. Perspectiva estratégica. Algo que puede hacer que las comunicaciones tengan más impacto es vincular el tema que se está discutiendo con la estrategia y la visión de la organización. Vincular un problema con la estrategia ilustra por qué un tema es importante. Esto es fácil de hacer, pero con demasiada frecuencia, los líderes asumen que los demás perciben automáticamente esta conexión.

 

  1. Centrarse en las prioridades. A menudo, los miembros de las organizaciones se quejan de que cada cuestión planteada es la prioridad número uno. Se le llama el tema del día porque estas prioridades cambian con mucha regularidad. Al vincular el tema con una prioridad, un líder está comunicando la importancia de ese tema. Cuando los líderes hacen esto, aumenta la probabilidad de implementación de manera sustancial.

 

  1. Dirigirse al individuo. Con demasiada frecuencia, las comunicaciones se centran en cuestiones organizativas amplias en las que nadie siente la responsabilidad personal de cambiar. Al desglosar los temas en acciones específicas que los individuos deben asumir, cada comunicación se vuelve más efectiva.

 

  1. Crear confianza. Esta habilidad tiene un efecto dramático en las comunicaciones. Si la confianza por sí sola es un defecto fatal (clasificado en el 10º percentil o inferior), entonces la capacidad de un líder para comunicarse poderosamente cae al 11º percentil. Imagina a un líder dando un discurso inspirador donde expresa todas las ideas de una manera inspiradora, pero desconfías de este líder. Todo se neutraliza por la falta de confianza. Con altos niveles de confianza, incluso las comunicaciones mediocres son aceptadas y asumidas.

 

Cuando analizamos los datos de más de 3.000 líderes que trabajan para introducir mejoras, descubrimos que la comunicación poderosa es la única competencia que muestra mayor nivel de mejora. Cada persona puede hacer algo para mejorar en este campo, e incluso un pequeño progreso supondrá un impacto significativo.

    Escribe un comentario