Curso de liderazgo: empowerment
La clásica estructura jerárquica piramidal de las empresas, donde los directivos o responsables ordenan y los trabajadores acatan, está siendo reemplazada en las últimas décadas por una organización circular, caracterizada por una mayor involucración y participación de toda la plantilla, debido a los mejores resultados a nivel de producción y competitividad que un modelo de trabajo coordinado y conjunto aporta a la organización.

Para adaptarnos al nuevo escenario que se nos presenta como líderes, amenazado por la fuerte competencia, los rápidos cambios o la evolución tecnológica, es importante que aprendamos a delegar funciones y un curso de liderazgo sobre empowerment va a permitirnos conocer las pautas para llevar a cabo este salto en nuestra mentalidad directiva.

Beneficios de un curso de liderazgo sobre empowerment

Debemos dejar de lado la idea de que delegar significa perder el control o el liderazgo. El empowerment no supone disminuir el poder de nuestras decisiones, sino todo lo contrario: reforzarlas gracias a la existencia de un equipo comprometido y motivado.
A través de un curso de liderazgo en esta materia vamos a poder conocer cuáles son las diferencias más significativas aplicadas a la empresa de utilizar un modelo de organización basado en el empowerment:

  • Los trabajadores ya no estarán a la espera de órdenes, sino que serán capaces de tomar sus propias decisiones.
  • El objetivo de la plantilla dejará de ser realizar las tareas  para centrarse en hacer lo correcto.
  • correctamente, desarrollando la  capacidad de análisis en los empleados.
  • Contaremos con un equipo creativo y productivo, que no sólo trabaje reactivamente a las decisiones de los superiores.
  • El personal estará involucrado no sólo en desarrollar el trabajo, sino también en cómo lo realiza.
  • Al integrar a los miembros del equipo en la toma de decisiones, aumentaremos la responsabilidad de cada individuo, compartiéndola con los jefes. (Autonomía responsable).
  • Ante posibles problemas, los trabajadores no buscarán culpables, ya que se sienten parte del proceso, centrándose por tanto en la resolución de problemas y conflictos.

Además, debemos ser conscientes –para lo que nos ayudará el curso de liderazgo-, de que existen distintos niveles de empowerment, según el grado de delegación que queramos instaurar en la compañía:

  • Nivel 1. Dirección: cuando los directivos son los que deciden de forma individual y los trabajadores realizan el trabajo, aunque les preguntamos qué opinan acerca de ello.
  • Nivel 2. Cooperación: sondeamos a los empleados sobre su opinión y sugerencias antes de tomar la decisión.
  • Nivel 3: Diálogo: tanto directivos como empleados discutimos en profundidad el asunto de que se trate, aportando por igual los diferentes puntos de vista, aunque los jefes de equipo seamos los que tenemos la última palabra.
  • Nivel 4. Colaboración: el proceso es igual que el anterior, aunque la decisión adoptada es mediante el consenso de todos los miembros del equipo.
  • Nivel 5. Delegación: cedemos la capacidad de decisión en los subalternos.

 

 Puntos clave de un curso de liderazgo en empowerment

Junto a los beneficios y niveles de la delegación de competencias, un buen curso de liderazgo sobre empowerment también nos va a facilitar las herramientas y procedimientos para llevar a cabo la reestructuración jerárquica de la compañía.
El punto de partida será enseñarnos a ser líderes facilitadores, para ser capaces de potenciar el desarrollo profesional de todos los miembros del equipo y crear un clima laboral adecuado para lograr la implicación de la plantilla. Para esto, el curso de liderazgo nos mostrará los elementos en los que debemos trabajar como directivos:

  • Respeto para asumir las diferentes opiniones y ‘modus operandi’ de nuestro equipo y tener en cuenta las situaciones personales de cada uno de los miembros de la plantilla.
  • Información completa y bidireccional, que permita una comunicación clara, fluida y libre tanto del directivo hacia los empleados como viceversa.
  • Reponsabilidad compartida, tanto en los éxitos como en los fracasos, implantando la idea de equipo cohesionado donde la carga de trabajo se reparte en los hombros de todos.
  • Impulso de la formación a todos los niveles, con la finalidad de que el equipo adquiera las habilidades y competencias necesarias para desarrollar los objetivos de la organización.
  • Coherencia en la aplicación del empowerment, ya que si queremos realmente cambiar el modelo jerárquico por un sistema de trabajo en equipo no podemos mantener políticas donde se primen los logros individuales frente a los del grupo.
  • Defensa del equipo y la gestión basada en el empowerment a todas las escalas, ya que su éxito radica en el apoyo a través del comportamiento individual, del equipo y de la organización.
  • Confianza de los líderes hacia sus colaboradores, de modo que los mismos se sientan seguros a la hora de decidir cómo alcanzar los objetivos y lasimetas establecidas. En los primeros estadios, es normal que los empleados realicen consultas, pero se trata de que los gerentes ayudemos a nuestros colaboradores a tomar sus propias decisiones.

En relación con esta confianza y capacidad de motivación, cabe destacar las investigaciones desarrolladas en 2007 por los expertos en liderazgo Jack Zenger y Joe Folkman, en las que se pone de manifiesto que la habilidad para inspirar de los directivos hacia un mejor desempeño es la cualidad que más valoran los trabajadores respecto de sus jefes, por lo que un curso de liderazgo sobre cómo convertirnos en gerentes extraordinarios puede ayudarnos a completar nuestra formación sobre empowerment, ya que no debemos olvidar de que somos la palanca que activará el proceso de cambio en la compañía.
Por otro lado, una completa formación sobre empowerment abordará mecanismos para capacitar a los empleados a la hora de asumir mayor responsabilidad en la empresa, como son los grupos de trabajo, entrenamientos cruzados, donde intercambian los roles de jefes y subalternos para conocer las dificultades que cada puesto conlleva, o la rotación de puestos, de modo que los trabajadores desarrollen habilidades en diferentes áreas y tengan un mayor conocimiento de la empresa a nivel global.

Post relacionados:

    1 comentario
    Escribe un comentario