Convertirse en un líder agradable no es un secreto. No tiene nada que ver con lo alto o encantador que sea usted, o con la frecuencia con la que da a sus empleados un aumento de sueldo. De hecho existen evidencias de que los comportamientos que le pueden convertir en un mejor lider tienen mucho que ver con la forma de interactuar que tenga con sus empleados en el día a día.
La mayoría de la gente asume que es posible ser un líder eficaz sin necesidad de ser agradable. Esto es técnicamente cierto, sin embargo es posible que no le gusten sus ventajas: Hemos caculado la probabilidad del 0,052%. En un estudio de 51,836 líderes se identificaron 27 que fueron clasificados en el cuartil inferior por simpatía, pero en cambio se encontraban en el cuartil más alto de eficacia en general en liderazgo. Eso equivale aproximadamente a que 1 de cada 2,000 casos de un jefe muy desagradable aparece en el cuartil superior por su eficacia general ( se midió la eficacia global a través de los resultados totales obtenidos en un conjunto de comentarios de retroalimentación de 360 grados ).

En un reciente Harvard Business Review blog discutimos sobre nuestro índice de simpatía, comentado que se trata de un cojunto de comportamientos que van mucho mas alla de sonreír y tener una personalidad afable. Usted puede ver estos comportamientos y realizar una autoevaluación de su propia simpatía aquí.

Por tanto, ¿Qué puede hacer si ha decidido ser más agradable? Para entender que acciones son más influyentes en la percepción de la simpatía de una persona, mi colega Joe Folkman y yo analizamos los datos 360 de más de 51,000 líderes. Los resultados destacaron siete acciones clave que incrementarían sustancialmente las puntuaciones en la “simpatía” de la siguiente forma:

1.-Aumentar las conexiones emocionales positivas con los demás. Así como la gripe o un resfriado, las -emociones son contagiosas. Si un líder esta enfadado o frustrado, sus emociones también se extienden a otros. Por otro lado, si un líder es positivo y optimista sus emociones tambien se propagan. Sea consciente de su estado emocional y trabaje en difundir las emociones positivas.

2.-Mostrarse integro como una roca. ¿ Los demás confian en que usted mantendra sus promesas y compromisos ? ¿Que será justo y hará lo correcto ?. No nos gusta la desconfianza y si confiar en la gente.

3.-Cooperar con los demás. Algunos líderes creen que debe haber una contínua competencia con otros dentro de la organización; en cambio el propósito de una organización es el de unir a los empleados a trabajar juntos con un fin común.

4.-Ser un entrenador, mentor y maestro. Piense en alguien que le ha ayudado a desarrollar o aprender una nueva habilidad. ¿Cómo se siente con respecto a esa persona? La mayoría de la gente tiene buenos recuerdos hacia los entrenadores y mentores. Ayudar a otros a desarrolarse es un regalo que nunca se olvida.

5.-Sea una inspiración. Pregunte a un joven sobre que hace un líder y a menudo oirá: “Ellos son los jefes y se dedican a decir a la gente lo que debe hacer”. La mayoría de los líderes saben muy bien como manejar los resultados. Ellos demandan excelencias e insisten a los empleados en alcanzar objetivos amplios. En otras palabras, empujan. Pero en realidad, los mejores jefes no estan continuamente “empujando”. Mientras que “empujan” en momentos especificos, en otros, los líderes más exitosos “tiran”, arrimando el hombro cuando es necesario y trabajando codo con codo con su equipo. Los líderes inspiradores y agradables van de la mano.

6.-Sea visionario y centrado en el futuro. Si algúna vez ha realizado un viaje largo por carretera con los niños pequeños, seguramente ha eschudado contínuamente la pregunta: “¿Ya llegamos?”. Cuando no sabes donde estas o no sabes donde vas, el viaje puede parecer interminable y desde luego jamás divertido. Cuando los empleados no entienden con claridad hacia donde se dirigen y como van a llegar, se sienten fustrados e insatisfechos. Se sienten como un pasajero sin control y con pocas posibilidades excepto quejarse.

7.-Pída retroalimentacion y haga el esfuerzo por cambiar. Este es el gran problema. Si le preguntamos a los líderes si se consideran simpáticos o antipáticos, la gran mayoría se calificarán como simpáticos. Lo cierto es que la gran mayoría de la gente se considera más simpática de lo que es. La única valoración válida y la más importante es la percepción que tienen los demás. Nuestra investigación ha puesto de manifiesto que existe una gran correlacion entre los líderes simpaticos y la cantidad de veces que cuentan con las opiniónes y comentarios de los demás para tomar medidas importantes. Estas opiniones ayudan a entender su impacto ( negativo o positivo) , que tienen sobre los demás.

Usted puede ser mas simpático y agradable si lo desea. Identifique dos acciones, de las anteriormente mencionadas, que le puedan ayudar en su situación actual. Haga un plan de mejora y enfoquese hacia sus metas. Pregunte a los demás sobre su progreso.

¿Es usted un líder simpático? ¿ Como lo consigue? Esperamos con interés sus pensamientos y resultados

Artículo Traducido de Forbes de Jack Folkman. Socio estratégico de Grupo P&A
    Escribe un comentario