• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

¿Entonces crees que puedes liderar? 8 rasgos que puedes sobreestimar

La mayoría de la gente no tiene una medida precisa de su propia efectividad. Los líderes sobreestiman o subestiman su desempeño.

Cuando comparamos los niveles de autoevaluación de las competencias con los comentarios recibidos de otros, se hace evidente que la mayoría de la gente no tiene una medida precisa de su propia efectividad. Los líderes sobreestiman o subestiman su desempeño.

Para ilustrar este punto, hemos analizado en la base de datos de Zenger Folkman, con ciento de miles de evaluaciones sobre más de 59.000 líderes, con el propósito de determinar qué categoría de evaluador proporcionaba la información que más se alineaba con la evaluación de la efectividad general del líder. La efectividad general incluye la autoevaluación del líder. El siguiente gráfico muestra el porcentaje de variabilidad que representa cada grupo. Vea cómo las autoevaluaciones son tan solo la mitad de precisas que las evaluaciones de otros grupos de evaluadores.

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

ZFCO Evaluaciones

Hecho esto, hemos determinado las áreas en las que las autoevaluaciones eran mejores que las calificaciones de efectividad general. Nuestro propósito es ayudar a las personas a entender dónde es más probable que estén sobreestimando sus capacidades.

Liderazgo

Ocho Capacidades donde puedes no ser tan eficaz como piensas

1. Integridad y Honestidad.

La mayor disparidad en esta área se refiere a decir una cosa y hacer otra. La gente no suele contradecirse haciendo algo que dijeron que no harían. Si lo hacen, generalmente racionalizan su comportamiento según convenga a la situación. Otro aspecto de esta competencia se refiere a ser un modelo que seguir y dar un buen ejemplo. A menudo es fácil ver cuándo otros no son buenos modelos, pero puede ser difícil verlo en nosotros mismos. El tercer aspecto es cumplir los compromisos y cumplir las promesas. En este sentido, ten cuidado con prodigar demasiados elogios a tus colaboradores cuando no lo puedas respaldar con alguna forma de compensación o promoción.

2. Tomar la iniciativa.

La mayoría de la gente se ve a sí misma tomando la iniciativa con mayor empeño que los demás. Quizás algunos puedan creer que lo mejor es presumir de lo duro que trabajan y de todo lo que han hecho. Pero esto generalmente no funciona. Es mucho mejor comenzar asumiendo que las iniciativas que toman no serán notadas por otros, y al mismo aceptar aquellas tareas para las cuales tomar la iniciativa es intrínsecamente visible por la organización.

3. Desarrollar a otros.

Para mucha gente es penoso darse cuenta de que sus esfuerzos de desarrollo no son suficientes. Los colaboradores directos pueden querer de sus jefes directos más comentarios, tareas desafiantes, formación y coaching. El comportamiento que más se ha resaltado en esta competencia es: “Está realmente preocupado por desarrollar a otros”. Esto plantea la siguiente pregunta: “¿Qué es lo que realmente preocupa a la mayoría de los líderes?” ¿Brindar resultados, obtener un ascenso, ser querido por otros o desarrollar a otros?

4. Solucionar problemas.

La mayor sobreestimación del desempeño en esta competencia se encuentra en “Otros confían en su buen juicio”. Los líderes asumen que tienen razón cuando toman una decisión, aunque a menudo no consulten a los demás ni recojan sus ideas. Opuesto a lo anterior, tenemos el siguiente ejemplo: Thomas Edison consiguió 2.332 patentes, pero fue el trabajo de sus aproximadamente 14 ingenieros, maquinistas y físicos, conocidos como los “muckers”, los que dieron vida a esos inventos. Así que olvídate de intentar ser la persona más inteligente de la oficina, y a cambio sé el mejor facilitador de las personas inteligentes de tu equipo.

5. Constructor de relaciones.

La mayoría de los líderes asumen que las demás personas confían en ellos; pero este no siempre es el caso. Sucede igual con el siguiente factor “Equilibra la búsqueda de resultados con la preocupación por los demás”. Los líderes creen que tienen mejores relaciones con los demás, principalmente porque éstos tienden a actuar más positivamente hacia los líderes, debido a su jerarquía o posición. La tremenda verdad es que es probable que a los demás no les gustes tanto como tu comportamiento o acciones pretendan querer sugerir.

6. Conocimiento y experiencia.

Es fácil para nosotros sobreestimar, y para otros, subestimar nuestro conocimiento y experiencia porque otros no saben lo que nosotros sabemos. También es posible que puedas sobrevalorar tu conocimiento y experiencia, o no saber compartir con los demás tanto como sería necesario.

7. Colaboración.

Las personas tienden a sobrevalorar su comportamiento de colaboración con otros grupos u organizaciones. De hecho, colaborar es difícil porque la mayoría de nuestras experiencias educativas y laborales han reforzado el énfasis en el trabajo individual más que en los resultados grupales.

8. Inspirar a otros.

Muchas personas creen que son más inspiradoras de lo que los demás ven y aprecian. En nuestros datos globales, esta es la competencia que tiene la calificación más baja, pero también es la más valorada. Es una competencia que es difícil llegar a dominar. La mayoría de la gente cree que se trata de ser capaz de hacer un discurso inspirador con mucho entusiasmo, o algo así. La investigación de Zenger Folkman nos descubre que los líderes pueden ser inspiradores cuando tienen una visión clara, establecen metas exigentes, desarrollan a los demás, toman la iniciativa y crean conexiones emocionales.

 

Esperamos que esto ayude a los líderes a darse cuenta de que quizás no sean tan efectivos como suponen. Y no obstante, los datos también muestran que aquellos que son más efectivos tienden a subestimarse a sí mismos. La humildad es el secreto que ayuda a los líderes a mejorar. Líderes que saben que pueden pedir feedback y comentarios de sus equipos y encontrar formas de aprovechar las fortalezas de los demás. Por eso, los líderes humildes se convierten en un modelo de cambio. Cuando otros ven que los líderes aceptan correcciones y hacen cambios positivos, es más probable que también lo hagan ellos mismos. Mantener la humildad como un componente crítico de tu estilo de liderazgo acelerará tu viaje de llegar a ser un líder extraordinario.




New Call-to-action




Mariano Opere Director de Estudios y RR.HH. en Grupo P&A
Consultor de Dirección, liderazgo y habilidades directivas, con larga experiencia en proyectos de consultoría en empresas internacionales y pymes

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario