• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Conflictos laborales: ejemplos y soluciones para la oficina

Conflictos laborales: ejemplos y soluciones

Pasamos una media de 38,5 horas a la semana en el trabajo según la última Encuesta de Condiciones de Trabajo elaborada por el Instituto Nacional de Estadística. Casi ocho horas de lunes a viernes dan para mucho y son más que suficientes para que afloren conflictos en la empresa.

Como directivos o responsables de área no vamos a poder impedir que surjan pequeñas disputas, debemos asumirlas como algo inherente a las relaciones interpersonales que se dan en el ámbito empresarial.

Pero nuestra capacidad en la gestión de conflictos en los equipos va a determinar que las desavenencias no se conviertan en problemas serios ni se extiendan por la oficina. De hecho, los conflictos laborales son el tercer motivo de las renuncias en las empresas y generan dos de cada diez despidos, según un estudio del portal de empleo Trabajando.com.

Pero, ¿cómo atajar esos pequeños desencuentros en el lugar de trabajo? En cuestión de conflictos laborales, ejemplos hay muy variados, pero veamos algunos de los detonantes más habituales y mecanismos para ponerles freno.

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

Impuntualidad

¿Qué hacemos con ese trabajador que llega cinco o diez minutos tarde de forma sistemática? La aceptación no es una opción, porque de este modo sólo provocaremos que el resto de compañeros, ante la impunidad de esta falta, imite su comportamiento convirtiendo un caso aislado en un auténtico problema laboral.

Este conflicto en el trabajo puede solventarse a través de la instalación de sistemas de medición en la oficina y la implantación de una estrategia positiva, como un sistema de bonos por puntualidad, de modo que los empleados responsables vean premiada su profesionalidad.

 

Mentiras, rumores y comportamientos negativos

Obviamente, la clave para evitar este problema reside en desarrollar un proceso de selección de personal de calidad, prescindiendo de aquellos candidatos que pueden influir negativamente en el ambiente laboral.

Pero si ya contamos con algún empleado que no para de quejarse, criticar a sus compañeros, extender rumores o inventar historias para justificar su falta de productividad, nuestra mejor baza para superar el conflicto laboral es mantener un encuentro con la persona en cuestión, ejerciendo un liderazgo motivacional que provoque un cambio de actitud y, por ende, mejore el clima en el trabajo.

 

Un problema de ruido

Cuando los empleados no cuentan con despacho propio y trabajan codo con codo en una misma sala, el volumen de una radio, estridentes charlas entre compañeros o conversaciones telefónicas con un tono de voz excesivamente alto pueden molestar al resto de miembros presentes, generando desconcentración, falta de productividad y estado de crispación en el equipo.

Estas consecuencias en el rendimiento laboral pueden evitarse mediante la elaboración de un código de conducta en la oficina, un compendio de reglas que regulen la convivencia en la oficina, como usar auriculares para escuchar música, trasladar las charlas a las zonas comunes o definir un lugar para las reuniones de trabajo.

Dar a conocer estas pautas de comportamiento cívico será importante si queremos que los empleados sean conscientes de las mismas y no está de más colgar carteles recordatorios en lugares visibles con las prácticas más habituales.

 

Cuando la jornada laboral se pasa en la red

Hoy día, no debemos prohibir el uso de las redes sociales ni internet, puesto que se han convertido en una herramienta de interactuación y búsqueda de información fundamental.

Ahora bien, si los empleados dedican su tiempo a chatear y publicar post y tweets o navegar por páginas que nada tienen que ver con su trabajo, debemos intervenir.

¿Cómo? Fijar objetivos e implantar una evaluación del desempeño que determine la consecución de las metas de cada puesto nos permitirá conocer si el trabajador está invirtiendo su jornada laboral adecuadamente.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Luis Lopez Consultor en Desarrollo y Mejora Organizacional, Coach y Formador con más de 15 años de experiencia internacional llevando a cabo proyectos para crear sinergias.

4 Comentarios

  1. Muy buena información! Feliz tarde!

    Comentario de Maribel — 5 julio, 2017 @ 12:31 am
  2. Muy bien ens información, me fueron de mucha ayuda, felicidades!! 😊😃

    Comentario de Brenda FG — 29 agosto, 2017 @ 2:17 am
  3. Felicitaciones. Buen artículo.

    Comentario de Mirian, Honduras — 8 noviembre, 2017 @ 4:16 am
  4. Exactamente! la impuntualidad es algo que molesta mucho al empresario cuando ocurre en sus trabajadores, lo he vivido en carne propia y es algo con lo que no puede de verdad. Cuando empecé mi pequeña empresa tuve problemas con mis dos únicos trabajadores, no llegaban prácticamente nunca a su hora y cuando se trataba de irse a casa eran los primeros por supuesto. No sabía que hacer para solucionarlo y no quería despedirlos ya que estaba empezando (aunque podría haberlo hecho según consulte en un bufete de abogados de Alicante), así que me informé de todas aquellas consecuencias que tenía el hecho de llegar tarde a tu trabajo constantemente y se las hice llegar a mis trabajadores a modo de indirecta. Les envíe este enlace https://www.munozabogadosalicante.es/particulares/derecho-laboral/despidos/ por medio de una mención en Twitter para a ver si se daban por aludidos, parece que lo conseguí y lo recomiendo en ved de despedir automáticamente al trabajador. hay que cuidar al empleado por encima de todo.

    Comentario de África Sánchez — 28 junio, 2018 @ 2:00 pm

Dejar un comentario