• es
  • pt-br
  • pt-pt
  • fr-fr
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

6 formas de empoderar a los demás

La cadena de hoteles Kimpton es un claro ejemplo de cómo empoderar a los demás. En esta empresa, los empleados tienen la potestad de realizar acciones que mejoren la experiencia de los huéspedes, desde no cobrarles el aparcamiento, hasta decorar las habitaciones de forma personalizada, sin necesidad de contar con una autorización expresa de sus superiores. 

6 formas de empoderar a los demás

En los últimos años, la cultura del empowerment ha irrumpido con fuerza en el mundo empresarial. Esto se debe a que las compañías se han dado cuenta de que, si quieren lograr plantillas implicadas y alineadas con los objetivos de la organización, que desarrollen al máximo su potencial, no pueden limitarse a crear entornos en los que los profesionales solo actúen bajo directrices de sus superiores, sino que deben conseguir que los trabajadores se sientan importantes y perciban que la empresa confía en ellos.

¿Qué es el empoderamiento?

Según Robert Kreitner y Angelo Kinicki, autores de Organizational Behavior, el empoderamiento consiste en «compartir grados de poder con empleados de nivel inferior para servir mejor al cliente”.

Se trata, según sostiene Susan M. HeathField en Empowerment in Action: How to Empower Your Employees, de “habilitar o autorizar a un individuo a pensar, comportarse, actuar y controlar su trabajo y la toma de decisiones sobre el mismo de manera autónoma, independiente y autodirigida”.

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

 

En este mismo sentido, Sam R. Lloyd, Jaime Schlittler y Tina Berthelot en su libro Desarrolle su potencial al máximo (self-empowerment). Una guía para el éxito personal, explican que empoderar a los demás consiste en “dejar que la gente use su propia inteligencia, experiencia, intuición y creatividad, para ayudar a que la organización mejore y tenga éxito”.

¿Cuáles son los beneficios de empoderar a los demás?

¿Qué se logra con esta nueva cultura organizacional? Las ventajas del empowerment son múltiples:

  • Confianza. Empoderar a los demás supone una inyección de autoestima y confianza en los profesionales, que sienten el apoyo y respaldo de la organización.
  • Responsabilidad. El hecho de tener la potestad de tomar decisiones hace que los empleados sean más responsables respecto a sus actos, buscando alternativas que beneficien a la compañía.
  • Agilidad. Al no tener que esperar órdenes de sus superiores, los empleados pueden resolver problemas con mayor rapidez y flexibilidad, lo que se traduce en una respuesta más eficaz.
  • Creatividad. El hecho de que la compañía valore y potencie las iniciativas de los trabajadores contribuye a que el personal sea más innovador y proponga ideas creativas.
  • Mejora continua. En este marco de empoderamiento, los empleados apuestan por un desarrollo personal constante para poder sacar lo mejor de sí mismos.
  • Cuidado del cliente. Los trabajadores empoderados se sienten parte de la compañía y, por tanto, su implicación aumenta, procurando mejorar la experiencia del cliente en todo momento.
  • Productividad. Como consecuencia de esta mayor conexión entre plantilla y empresa, los resultados de la organización se ven incrementados. De hecho, según un estudio de Zenger&Folkman, el 67% de los empleados están dispuestos a hacer un esfuerzo extra si gozan de un alto empoderamiento, pero solo lo hará el 4% si este es bajo.
  • Promoción. Prepara a los empleados para puestos de mayor responsabilidad, ya que les enriquece y amplia las responsabilidades de su actual puesto de trabajo.

¿Cómo empoderar a la plantilla?

Ahora bien, ¿cómo pueden los directivos empoderar a los demás miembros de la organización? Lisa Quast, en el artículo de Forbes 6 Ways To Empower Others To Succeed, recoge seis pasos para crear estas culturas de confianza dentro de las empresas:

  1. Compartir información. Para que los trabajadores puedan adoptar decisiones por sí mismos es esencial que dispongan de la suficiente información que les permita discernir soluciones adecuadas, al tiempo que les hace sentir que la compañía confía en ellos.
  2. Determinar los objetivos. Aunque los profesionales tengan libertad a la hora de solucionar problemas, es importante que la empresa haya transmitido correctamente cuáles son las metas y objetivos de la organización, para que estas acciones individuales de la plantilla estén alineadas con la visión de la compañía.
  3. Valorar los errores. Una cultura en la que se busca empoderar a los demás debe estar abierta a que los empleados, en esa toma de decisiones, se equivoquen. Reprender estos errores solo servirá para que ese trabajador y el resto del personal evite probar cosas nuevas en el futuro.
  4. Reconocer los éxitos. En esta línea, para empoderar a los demás también es necesario celebrar los éxitos, entendiendo estos tanto los logros, como aquellos intentos que no lograron los resultados esperados.
  5. Potenciar el aprendizaje. Para que el personal esté capacitado al máximo para enfrentarse a cualquier situación, las compañías tienen que apoyar entornos de aprendizaje que posibiliten una adquisición de conocimientos y habilidades constante.
  6. Apostar por el trabajo en equipo. El último paso para empoderar a los demás consiste en transferir paulatinamente las responsabilidades del superior al equipo, creando espacios de trabajo donde las decisiones se adopten de forma conjunta, enriqueciendo el proceso con diferentes puntos de vista.

Para conseguir esta capacidad para inspirar y motivar al capital humano y obtener todo su potencial, en el Grupo P&A ponemos a disposición de las empresas el programa Inspiring Leader, una metodología única desarrollada por Zenger&Folkman para dirigir a los equipos hacia la excelencia.



New Call-to-action




Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario