• es
  • pt-br
  • fr-fr
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

3 técnicas para marcar objetivos ambiciosos pero realistas en la empresa

Tan negativo resulta pasarse, como no llegar. Fijar metas empresariales
excesivamente altas puede llevarnos a la frustración, pero limitarnos a
plantear retos demasiado conformistas no nos permitirá explotar todo el
talento. ¿La clave? Encontrar el
equilibrio entre objetivos ambiciosos pero realistas
y, para ello, existen diferentes
técnicas que nos pueden servir de ayuda.



Objetivos ambiciosos pero realistas

La importancia de establecer objetivos ambiciosos

Fue el profesor Edwin Locke quien, en su trabajo A Theory of Goal Setting & Task Performance, introdujo la Teoría del establecimiento de objetivos, y llegó a la conclusión, tras estudiar a 40.000 personas durante 25 años, que en el 90% de los casos, los objetivos ambiciosos pero realistas generaron en los individuos un mayor rendimiento que en los supuestos en los que se marcaron metas fáciles.

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

De hecho, esta capacidad para establecer objetivos ambiciosos pero realistas es una de las características que definen a los líderes extraordinarios. A diferencia de otras personas que temen los objetivos exigentes, los líderes que establecen objetivos exigentes y trabajan para alcanzarlos son claros <<modelos de conducta para otros y consiguen inspirar y motivar a los equipos”, sostienen Jack Zenger y Joseph Folkman en What Inspiring Leaders Do.

Y es que, como apunta Jeff Boss en 5 Reasons Why Goal Setting Will Improve Your Focus, definir objetivos ambiciosos pero realistas incita a los profesinales la acción, permite focalizar el trabajo, aliena al equipo, reconforta al capital humano conforme se van logrando y mejora el desempeño de los empleados. Esto se debe a la denominada Teoría del empujón, desarrollada por Richard Thaler en su obra Nudge: Improving Decisions about Health, Wealth, and Happiness, por la cual, cuando nos marcamos un sueño, una meta, nos aferramos a ese proyecto. Además, al compartir con los demás estos objetivos, entra el juego el sesgo de confirmación, induciendo a nuestra mente a buscar los mecanismos necesarios para lograrlo y ‘confirmar’ esa idea preconcebida.

Técnicas para definir objetivos ambiciosos pero realistas

¿Cómo podemos plantear
estas metas empresariales?
Junto al extendido modelo
SMART
, existen técnicas que para el establecimiento de esos objetivos
ambiciosos pero realistas en distintos ámbitos:

  • Método CLEAR. Formulado también a partir de un acrónimo, este modelo propone que, a la hora de concretar nuestras metas, valoremos que cumplen con las siguientes características:
    • Challenging (desafiante): es decir, requieren un alto esfuerzo, pero sus resultados serán muy beneficiosos para la empresa.
    • Legal (legal): el propósito siempre debe encuadrarse dentro de la normativa vigente.
    • Enviromentally sound (sostenible): dada la importancia que tiene la responsabilidad social de las organizaciones hoy día, los objetivos también tienen que ser sostenibles y causar el menor impacto posible al medio ambiente.
    • Apropiatte (apropiado): supone que los objetivos marcados deben ser coherentes con el resto de metas.
    • Refinable (optimizable): por último, las metas deben ser susceptibles de mejora con el paso del tiempo.
  • Modelo 5S. Desarrollado por Dave Chaffey y P. R. Smith en su libro Marketing eXcellence: planning and optimizing your digital marketing, esta metodología está enfocada especialmente hacia objetivos comerciales, proponiendo un análisis a partir de cinco perspectivas:
    • Sell (vender): las metas tienen que producir un impacto directo en el aumento de las ventas de la organización.
    • Serve (servir): los objetivos deben abordar el servicio de una forma integral, teniendo en cuenta el antes, durante y después del proceso de venta.
    • Speak (hablar): también es necesario que estas metas faciliten la comunicación de la empresa con su público.
    • Save (ahorrar): los objetivos deben conseguir una reducción del gasto para la organización.
    • Sizzle (impactar): el fin último del objetivo debe ser asombrar al mercado como punto de partida para generar conciencia, reconocimiento y participación.
  • Método PURE. En este caso, la metodología está enfocada a plantear metas éticas, a partir del análisis de cuatro elementos:
    • Positively stated (enunciado en positivo): los objetivos deben estar formulados en positivo, ya que resulta más motivador para el capital humano.
    • Understood (entendible): las metas deben quedar claras para todas personas implicadas en su ejecución.
    • Relevant (relevante): el objetivo debe guardar un estrecho vínculo con la compañía, ofreciendo un beneficio para la empresa una vez logrados.
    • Ethical (ético): por último, según este sistema, los objetivos ambiciosos pero realistas también deben contar con un componente ético prioritario.

Para pasar de la teoría a la práctica, en el Grupo P&A ponemos a disposición de las organizaciones el programa Extraodinary Performer, con el que los técnicos con potencial y mandos medios pueden convertirse en líderes extraordinarios capaces, no solo de idear objetivos ambiciosos pero realistas, sino también de inspirar a su equipo en la consecución de los mismos.

New Call-to-action

Mariano Opere Director de Estudios y RR.HH. en Grupo P&A
Consultor de Dirección, liderazgo y habilidades directivas, con larga experiencia en proyectos de consultoría en empresas internacionales y pymes

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario