• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Si no sabes dónde vas, posiblemente acabarás en otro lugar

Soy amigo de las montañas. Me encanta andar por los senderos y montes de la Sierra de Gúdar; una actividad sana por el ejercicio físico que supone, por el contacto con la naturaleza que acerca a lo superior y transcendente, y por las perspectiva que inspiran esos montes alejados de la vorágine habitual.

Hasta hace pocos años, cuando el menisco no me lo impedía, uno de mis retos era subir cada verano a una montaña en cuya cumbre hay restos de un poblado íbero y junto a los que hace años se erigió un pilón piedra a piedra que se ve desde lejos. La llamo “la montaña del pilón”. No es difícil para un experto (tampoco es un tachuela), aunque sí para mi que no lo soy; para mi era un reto. Subir y abrazar el pilón era un reto personal y una inmensa satisfacción.

Alcanzar ese pequeño éxito no era casual y, además, el proceso me permitía, y permite ahora, relacionarlo con los desafíos empresariales y personales.

“Si no sabes dónde vas, posiblemente acabarás en otro lugar

Lewis Carrol, “Alicia en el País de las Maravillas”

Lo primero, el OBJETIVO claro. Me ayudaba saber que quería alcanzar el pilón, que eso suponía algo notable, y visualizaba estar abrazándolo. ¡Qué fuerza para el camino!.

Lo segundo, PLAN. No se trataba de subir en cualquier momento, sino a primera hora del día, con el frescor de la mañana y después de haber descansado lo suficiente. Llevar una ropa cómoda –obvio-, el móvil con carga sufuciente y alguna provisión para el camino. Plan de acción en suma. Algo que sin duda ya sabes, y que constato que ¡funciona!.

Ya en camino, al principio todo es excelso; tienes intacta la ilusión y toda la energía. Mas al rato llega el momento crítico: menos energías, el cansancio aparece, algo de calor comienzas a notar, el pilón todavía se ve muy alto… Te dan ganas de abandonar. Vienen las preguntas ¿qué hago yo aquí?, ¿tiene sentido esto?, ¿conseguiré llegar al pilón? (¿alguna vez te has hecho preguntas parecidas sobre tu persona o sobre tu organización?). Clave es PERSEVERAR, y lo digo desde la experiencia, y a ello ayuda tener claro una vez más lo que se quiere –el objetivo- e ir con un plan adecuado. ¿Aplicable esto a la empresa y al desarrollo personal?.

Si se vencen esos momentos críticos llega a alcanzar el pilón, a abrazar el pilón y a decir gritando ¡¡¡lo conseguí!!!!. Una satisfacción que para mi no tiene precio, como satisfactorio lo es para cualquiera alcanzar el RESULTADO esperado, tanto más cuanto más retadora es la meta, sobre todo cuando ha hecho el esfuerzo para conseguirlo.

En definitiva, Objetivo, Plan y Acción perseverante, y el Éxito llega. Te invito a reflexionar si puede aplicarse a tu organización y a tu persona.

Francisco de Asís Bonora Xerri
Consultor-Formador Grupo P&A
Calidad y Personas

pyaadmin pyaadmin

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario