• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

El presentismo laboral: causas, efectos y pautas para su erradicación

España, a pesar de ser un país con una jornada laboral de las más extensas de la Unión Europea, se encuentra a la cola en cuanto a productividad, según el informe de la Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios. Una circunstancia generada, en parte, por el aumento del presentismo laboral.

El presentismo laboral: causas, efectos y pautas para su erradicación

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

De hecho, según la VI Encuesta sobre Absentismo y Presentismo, elaborada por Adecco en 2017, el 56% de las empresas españolas asegura haber observado este tipo de prácticas en su seno, 3 puntos porcentuales más que en año anterior.

¿En qué consiste el presentismo laboral o absentismo presencial? ¿Cuáles son sus causas y consecuencias? Y lo más importante: ¿cómo pueden las organizaciones frenar este problema?

El presentismo laboral: concepto y casos

A la hora de hablar de presentismo laboral, Kristy Sanderson y Fiona Cocker, en su trabajo Presenteeism: Implications and health risks, lo define como la reducción de productividad debido a problemas de salud del trabajador.

Sin embargo, en la actualidad, el concepto de presentismo ha ampliado su significado, refiriéndose a aquellas situaciones en las que los empleados acuden a sus puestos de trabajo pero dedican parte de la jornada laboral a tareas que no son productivas o no están relacionadas con la empresa, ya sea por motivos de salud, falta de motivación, problemas personales o bloqueo mental.

Como señala Ricardo Fernández García, en El presentismo laboral. Una amenaza silenciosa, se trata de comportamientos tales como:

  • Quedarse más tiempo de la jornada laboral solo por el hecho de aparentar una supuesta dedicación al puesto de trabajo.
  • Dilatar la culminación de determinadas tareas para dar la sensación de que son muy complejas o requieren de más tiempo del que realmente necesitan.
  • Quejarse de la alta carga de trabajo para disimular la falta de eficiencia en el trabajo.
  • Ir al trabajo estando enfermo o con problemas de salud para que conste su asistencia, a pesar de no estar en condiciones óptimas para ser productivo.
  • Demás situaciones en las que el trabajador emplea parte de su horario laboral a tareas ajenas a su puesto de trabajo, como navegar por internet, hablar con los compañeros, alargar las pausas de descanso…

Causas del presentismo laboral

Los múltiples supuestos de presentismo laboral que pueden darse en una empresa responden a la diversidad de factores que pueden provocar esta práctica en las organizaciones. En concreto, el origen del absentismo presencial puede venir provocado por los siguientes motivos:

  • Jornadas laborales excesivamente largas o culturas de trabajo donde se premia el tiempo que la plantilla pasa en las instalaciones, en lugar de los objetivos conseguidos.
  • El temor al despido por parte del empleado, que le lleva a querer aparentar que está trabajando más de lo exigido, aunque realmente esté desmotivado o incluso enfermo.
  • Exceso de volumen de trabajo, que genere saturación y bloqueo de los profesionales.
  • Falta de comunicación entre los directivos y superiores y los equipos, en torno a los objetivos que se deben conseguir.
  • Establecimiento de metas inalcanzables que produzcan desmotivación del personal.
  • Situaciones de acoso laboral vertical u horizontal.
  • Ausencia de motivación o síndrome de burnout.
  • Problemas personales que impiden al empleado concentrarse durante la jornada laboral.

Consecuencias del absentismo presencial

El principal efecto que origina el absentismo presencial es la caída de la productividad de la empresa. Sin embargo, existen otras consecuencias negativas de esta práctica:

  • Disminución de la calidad en la ejecución de los trabajos.
  • Menor optimización de los recursos disponibles y, por lo tanto, mayor gasto.
  • Aumento de los accidentes de trabajo.
  • Incremento del estrés laboral.
  • Aparición de conflictos entre compañeros o entre superiores y subordinados.
  • Reducción del sentimiento de pertenencia a la compañía.
  • Aumento de la pérdida de talento.
  • Peores resultados individuales y organizacionales, en definitiva.

Pautas para combatir esta práctica

Para cualquier organización, igual de negativo resulta que un trabajador no acuda al trabajo como que sí asista, pero no desempeñe sus funciones. De ahí que las empresas deban prestar mayor atención a este tipo de comportamientos, detectando lo antes posible su existencia y desarrollando medidas que contribuyan a eliminarlos.

En este sentido, ¿cómo pueden reducir las compañías el presentismo laboral?

  • Ajustar la jornada laboral. Existe una relación inversa entre duración de la jornada y productividad, es decir, cuanto más larga es la primera, menor será la segunda. Por ello, es importante que los trabajadores tengan un horario ajustado a las misiones que tienen que llevar a cabo, y fomentar las pausas para que los profesionales puedan recuperar la concentración.
  • Aumentar la flexibilidad en el trabajo. Mediante políticas de flexibilidad laboral (como horarios de entrada y salida flexibles, reducción del tiempo de comida para facilitar una salida más temprana o el teletrabajo), los directivos pueden mejorar la satisfacción laboral del capital humano y, por ende, su implicación con la empresa.
  • Involucrar a los empleados en la compañía. Cuando los profesionales se sienten parte de los objetivos de la empresa, su motivación y dedicación aumentan, resultando más productivos.
  • Fomentar las relaciones humanas. Si los trabajadores colaboran entre sí, en un ambiente de trabajo positivo, se genera una corresponsabilidad entre ellos que les hace ser más cumplidores con sus funciones, para no perjudicar a sus compañeros.
  • Vigilar la salud de la plantilla. Más vale que un empleado se dé de baja en las primeras fases de una enfermedad y se reincorpore cuando esté totalmente recuperado, que el hecho de que continúe bajo estas malas condiciones de salud en su puesto, ya que su desempeño decrecerá, pudiendo provocar que se agrave la situación y la baja sea, después, más larga. De ahí que las empresas deban supervisar el estado de salud (física y mental) de los trabajadores de forma constante.
  • Escuchar al personal. Otra herramienta para mitigar el presentismo laboral es implantar vías de comunicación que permitan a los trabajadores plantear ante los directivos sus miedos, problemas o quejas sobre su situación personal o el funcionamiento de la compañía, de cara a que la organización pueda hallar soluciones adecuadas a cada caso.
  • Potenciar la transparencia. Dado que una de las causas que originan el presentismo laboral es el temor a perder el trabajo, las compañías deben ser más transparentes en cuanto a la situación real de la empresa, evitando que la plantilla pueda imaginarse una situación de crisis inexistente.
  • Auspiciar hábitos saludables. Un trabajador sano rendirá más y se sentirá más motivado que otro que padece una enfermedad o se encuentra estresado. Por ello, es recomendable poner en marcha programas que fomenten los hábitos de alimentación saludable o la práctica de ejercicio entre los empleados.

¿Sabes si se produce presentismo laboral en tu compañía? Mediante las evaluaciones de desempeño que ofrece Grupo P&A, perfeccionadas a lo largo de sus 20 años de experiencia en el sector de la consultoría de Recursos Humanos y Formación en Desarrollo Directivo, las empresas puedan analizar los comportamientos, capacidades, competencias e intereses de sus trabajadores, permitiendo obtener una imagen de la situación real sobre la que empezar a trabajar a través de medidas concretas y adecuadas.




New Call-to-action




Enric-Francesc Oliveras Responsable de Marketing online y Formación elearning
Consultor y formador apasionado de las TIC, Marketing Digital y Diseño, llevo años en continuo aprendizaje a la vez que ayudando a otros profesionales en su aprendizaje personal.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario