• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Los líderes del neuromanagement

El neuromanagement se ha establecido como el conjunto de disciplinas que mejores resultados está proporcionando en el entorno de las empresas. Desde que se propuso la idea en el año 2006 de la mano del profesor Qingguo Ma, ha ido reproduciéndose en las compañías, solventando procesos comunes de una manera humana y cercana. Con esta forma de gestionar y liderar se introduce en la toma de decisiones un comportamiento más social y personal. Las ventajas de esta corriente han hecho que cada vez esté más presente en todo tipo de empresas y que sean más nombres los que se relacionan con ella.

neuromanagement

 

Guía gratuita:  Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

 

El camino de Qingguo Ma

Gracias al profesor Qingguo Ma, de la Universidad de Zhejiang, se llevó a cabo la presentación en el año 2006 de esta corriente que ha ido expandiéndose cada vez más. El profesor es el encargado del laboratorio de Neuromanagement de su universidad, desde donde investiga todo lo relacionado con la neurociencia. Ha consagrado su vida a dominar los entresijos de la neuroeconomía y del neuromanagement, ayudando a que sean otros muchos expertos los que vayan apareciendo a su alrededor para fomentar este tipo de pensamiento. Su trascendencia le ha llevado a ocupar puestos adicionales que están en equilibrio con la importancia que tiene para el sector de la neurociencia. Por ejemplo, desde poco tiempo atrás es también el vicedirector de la Academia de Gestión de la Ciencia e Ingeniería de China, puesto a través del cual da a conocer su trabajo en este campo. Por sus méritos también ha entrado a formar parte del consejo de la Sociedad China de la Economía Tecnológica, donde ocupa un puesto de ejecutivo.

Desde el principio el profesor Ma planteó el neuromanagement con una serie de inquietudes que le permitirían dominar los métodos para ser más eficiente bajo su punto de vista. Le preocupaba ser capaz de presentar sus ideas de manera que todo el mundo las comprendiese y también intentaba reforzar su sistema personal para tener una mayor capacidad para motivar a sus empleados y alumnos. Quería ser capaz de analizarse así mismo y averiguar la forma en la que los demás aprenden de él, y le preocupaba tener solvencia y disponer de claridad suficiente para llegar a conclusiones válidas y sobre cómo exprimir el potencial del cerebro.

Con su investigación, Qingguo Ma ha establecido beneficios claros del neuromanagement, como la toma de decisiones en la empresa, la gestión de cambios en el entorno de trabajo o la administración de los recursos humanos. Se apuesta por un perfil de tipo neurocognitivo que proporciona a los profesionales la oportunidad de implementar mejoras en las tareas de selección que se realizan a cabo. En añadido, el profesor también desarrolló la inteligencia en equipo y fomentó la importancia de la creatividad y de saber motivar a los miembros de una organización.

 neuromanagement

Lecciones bien aprendidas

Hay ejecutivos que han aprendido que las lecciones del profesor son clave para llegar lejos en la empresa de hoy. Algunos especialistas que se han volcado en el neuromanagement  han aderezado los conocimientos iniciales de manera que los han llevado más lejos. Una persona conocida en el ámbito empresarial que ha sacado provecho en gran medida al neuromanagement ha sido Dee Hock, que aún con su larga experiencia en los negocios (es creador de la tarjeta Visa y un veterano de la industria, nacido en 1929), supo ver la importancia del neuromanagement. Lo aplicó y estableció una filosofía dentro de su compañía que encajaba con los fundamentos de este tipo de gestión, lo que aportó un importante punto de inflexión a su negocio.

Estableció una manera de pensar en la cual dividiría la atención que debería dedicar cada líder a distintos aspectos de su quehacer. Del total, un 50% lo tendría que ocupar en establecer una mirada profunda hacia su interior personal, con el fin de poder tomar decisiones que cambiasen su forma de actuar, de manera positiva. Del 50% restante tendría que dedicar la mitad a mirar hacia arriba, el lugar donde se encuentra su jefe. Por otro lado, un 20% lo ocuparía en crear y mantener una buena relación con su empresa, con el entorno que le rodea y con todos los grupos de interés, especialmente en los casos en los que él no toma decisiones que les afecten. Esto es lo que él denomina “mirar hacia cada uno de los lados”. Y en último lugar, ese 5% restante el líder lo tendría que dedicar a echar un vistazo rápido hacia abajo con la intención de ver a su equipo. Hock explicaba en una de sus charlas que esta forma de pensar no se tenía que aplicar únicamente a un líder, sino que podía ser útil en cualquier puesto, sin importar a quién tuviéramos arriba, en los lados o abajo.

 

New Call-to-action

Grupo P&A En este mundo globalizado quedarse quieto es quedarse atrás. Sólo los que diseñen su futuro y lo compartan con su equipo lograrán triunfar

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario