• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Liderazgo femenino Vs Liderazgo Masculino

La presencia de la mujer en el entorno profesional ya no es algo nuevo, sino que ha derivado en que cada vez se formen equipos laborables más variados. Con ello también se ha producido un cambio en los líderes de las empresas, donde el liderazgo femenino y masculino se dividen en diferentes rasgos y características que los hacen únicos. Tal y como han concluido los expertos, no existe un liderazgo, entre estos dos tipos, que resulte superior al otro, sino que cada situación o necesidad corporativa requiere de un tipo que se ajuste a ello. No obstante, es conveniente conocer los talentos que representan a cada uno de los liderazgos para poder llegar a la conclusión de qué es lo que podemos estar buscando para nuestra empresa.

liderazgo femenino

 

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

 

Puntos fuertes para resaltar en la empresa

Las estadísticas todavía demuestran que el liderazgo femenino se encuentra por detrás, en número, al masculino, pero son cada vez más empresas las que entienden que este tipo de guía es la que necesitan para alcanzar sus mayores logros. El liderazgo femenino es más empático, más abierto al trabajo en equipo. Si los hombres al frente de una empresa son más de la tendencia de trabajar en solitario, de dar órdenes y supervisar resultados, las mujeres tienen una mayor capacidad para resolver los problemas de su entidad en equipo.

Con el liderazgo femenino se pone la colaboración e interacción de los diversos miembros de una empresa en primer plano. Se buscan soluciones en grupo que apuesten por la sociabilidad y los beneficios de confiar en los empleados y compañeros de trabajo para conseguir crecer y evolucionar. Es un tipo de liderazgo muy expresivo, más emocional y familiar, con el cual se llega a crear un vínculo muy emocional con los trabajadores que tiene como resultado una mejora en la conducta y en la motivación de los empleados. Además, el liderazgo femenino apuesta al mismo tiempo por el orden y la organización, de manera que todo en la empresa siempre funciona como tiene que hacerlo, sin sobresaltos.

Al contrario de esto, el liderazgo masculino es más autoritario y disciplinario. Se apuesta en este caso por un control de la empresa y los equipos de trabajo en el que la exigencia alcanza sus niveles más altos, lo que es beneficioso por llevar a que los empleados den lo máximo de sí mismos. También es un tipo de liderazgo en el cual el autocontrol es completo, haciendo gala de un comportamiento sólido incluso en los momentos en los que puedan surgir imprevistos problemáticos.

 Los líderes masculinos también defienden la búsqueda de objetivos y metas concretas, el uso de datos y de estrategias innovadoras. Además, son capaces de hacer deducciones más rápidas y de encontrar métodos de trabajo que sean más útiles dependiendo de las habilidades de cada uno de los miembros del equipo.

 

 Aspectos débiles para ambos tipos de liderazgo

Los dos tipos de liderazgo tienen puntos débiles que nublan su efectividad. En el caso del liderazgo femenino uno de sus aspectos más beneficiosos, la empatía, se convierte también en uno de sus principales puntos débiles. Esto se debe a la falta de capacidad para controlar todas las emociones y a la ausencia de un control del estrés eficiente, algo que puede derivar en problemas para la estabilidad de una empresa. Por su lado, la falta de autoridad puede llevar a encontrarse con equipos de trabajo que pierden la motivación y dejan de rendir al nivel al que deberían al no haber una supervisión drástica por encima suyo.

La otra cara de la moneda la representan los inconvenientes del liderazgo masculino, que sufre de una notable falta de organización. Es cierto que puede plantar cara a situaciones imprevistas, pero en muchos casos estas se producen como fruto de una falta de orden y previsión. Así mismo, su excesiva seriedad puede pasar factura en el entorno de la empresa, al no verse esta beneficiada por la falta de sentimiento de grupo y familiaridad. La falta de empatía puede ser muy grave y llevar a la pérdida de empleados que se pueden no sentir a gusto con un líder que no llega a entenderles ni en términos profesionales ni personales.

 

liderazgo femenino

Un líder para cada situación

¿Qué necesita tu empresa? ¿Qué tipo de líder encaja más con su funcionamiento, objetivos y futuro? Estas son las principales características a recordar:

 Liderazgo femenino: 

  • Positivo – Es un liderazgo empático, organizado, que se preocupa por los demás
  • Negativo – Poco control de las emociones y del estrés, falta de autoridad

 Liderazgo masculino 

  • Positivo – Un liderazgo autoritario, rígido, con control.
  • Negativo – Poca sociabilidad con el equipo, ausencia de organización.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Noelia Consultora Asociada en Grupo PyA (www.grupo-pya.com) colaborando en proyectos de consultoría de RRHH, formaciones, gamificación y facilitando talleres EL (Extraordinary Leader), EP (Extraordinary Performer) y ATEL (Advancing the Extraordinary Leader) de Zenger & Folkman en los que tuve la suerte de certificarme en 2015.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario