• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Indicadores de gestión: qué son y para qué emplearlos

¿La empresa está alcanzando los objetivos? A esta pregunta a priori sencilla, dan respuesta los indicadores de gestión, una unidad de medida gerencial que ayuda a los directivos a evaluar la eficacia de las acciones e iniciativas puestas en marcha por la compañía.

Indicadores de gestión: concepto y usos

Gracias a esta herramienta, la Dirección de la organización puede conocer hasta qué punto están teniendo éxito los proyectos y detectar los fallos o debilidades en la gestión, de modo que puedan solventarse lo antes posible y redirigir la actividad hacia el camino marcado, posibilitando la consecución de los objetivos marcados.

En definitiva, los indicadores de gestión tratan de medir, evaluar, ajustar y regular la actividad de una empresa, algo imprescindible para garantizar la optimización de los procesos en un mercado altamente competitivo, donde no hay lugar para errores de desarrollo.

“Todo lo que se hace se puede medir, solo si se mide se puede controlar, solo si se controla se puede dirigir y solo si se dirige se  puede mejorar”.  Doctor Pedro Mendoza

Guía gratuita:  Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

Usos de los indicadores de gestión

En concreto, la incorporación de este tipo de indicadores contribuye a la mejora en las siguientes áreas empresariales:

  • Permiten a los directivos conocer en todo momento el estado en el que se encuentra la compañía.
  • Alertan sobre la aparición de desviaciones de la hoja de ruta planificada que permiten adoptar medidas correctivas de forma inmediata.
  • Detectan las áreas o procesos que no están arrojando los resultados esperados, de modo que pueden ser modificados en aras de una mayor eficiencia y productividad.
  • Desvelan la evolución histórica de la empresa, aportando una visión más amplia sobre la compañía.
  • Aportan datos sobre la relación entre producción y rentabilidad, lo que permite analizar factores tan importantes como la reducción de costes, la gestión de stock, la contratación de personal o la subida o bajada de los precios de los productos o servicios.
  • Facilitan la elaboración de los presupuestos de la compañía, al contar con cifras reales y actualizadas sobre los gastos e ingresos de la organización.
  • Reducen los riesgos de quiebra de las empresas, pues la detección de los errores de forma precoz proveen a los ejecutivos de más margen para tomar medidas y encauzar las acciones.

Tipos de indicadores y características

A la hora de concretar los indicadores de gestión, los responsables de esta misión deben conocer la existencia de diferentes tipos de parámetros:

  • Indicadores de resultado: aquellos que evalúan el grado de logro de las metas.
  • Indicadores de procesos: aquellos que examinan los procedimientos que se desarrollan para llevar a cabo un objetivo.

Además, para que las conclusiones que se alcancen con estos indicadores de gestión sean fidedignas, las pautas de medición deben incorporar las siguientes características:

  • Cuantificable: los resultados arrojados deben ser medibles.
  • Inteligibles: los datos deben ser comprensibles para los encargados de su análisis. No se trata de que cualquier trabajador de la empresa pueda entenderlos, pero si el responsable de su evaluación es sustituido, su sucesor sí debe poder traducir los resultados.
  • Enfocado al futuro. Aunque los indicadores de gestión recogen información de la actividad pasada, no se trata de hacer una recopilación histórica sobre los éxitos y fracasos de la compañía, sino de utilizar esta experiencia previa para mejorar el desempeño futuro.
  • Multivariables. Para obtener una imagen lo más amplia posible, los indicadores de gestión deben analizar un proceso o resultado desde distintos prismas, empleando para ello diferentes mecanismos de medición.
  • Detallistas. Es importante que, además de datos generales, esta herramienta de control empresarial profundice en los pequeños detalles sobre la gestión. Un radio de acción demasiado generalista impedirá ver las pequeñas desviaciones, que no serán detectadas hasta una segunda o tercera fase y requerirán mayores esfuerzos para ser solucionadas.



New Call-to-action



Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario