• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

¿Es posible el autoaprendizaje en la empresa?

En los últimos años el concepto de autoaprendizaje ha llegado a las empresas y lo ha hecho con una fuerza extrema, confirmándose desde el primer momento como una excelente opción. Muchos expertos reconocen que es importante mantener un ojo fijado en este modelo de aprendizaje debido a que va a ser una de las tendencias corporativas. Principalmente por la forma dinámica que tiene de proporcionar a los empleados la capacidad para estar mejor preparados día tras día y la facilidad que supone acceder a nuevos conocimientos. Es un aprendizaje independiente, que no necesita de una guía, pero sí de mucho interés y compromiso por parte de cada uno de los empleados. Por lo tanto, sí, indudablemente este modelo de aprendizaje tiene su sitio en las empresas, pero es algo que se debe gestionar con eficacia para que llegue a buen puerto.

autoaprendizaje

 

Guía gratuita: Tendencias 2016 en formación y desarrollo

 

Requisitos para autoaprender

Hay varios factores que nunca pueden faltar cuando un empleado ha tomado la decisión de enfocarse en el aprendizaje autodidacta para poder mejorar sus conocimientos y habilidades. Uno de ellos es la responsabilidad. Es importante tener en cuenta en que este tipo de formación puede ser absorbente en algunos momentos. El hambre de conocimiento que pueden demostrar los empleados es posible que les lleve a perderse en un océano de nuevas ideas, técnicas y prácticas aplicables. Por eso siempre se debe tener un gran nivel de responsabilidad y saber marcar los límites. Tiene que haber un tiempo adecuado para el aprendizaje, pero con cierto control. Los empleados deben recordar que cuentan con unos objetivos a cumplir en la empresa y que en ciertos momentos pueden incorporar el aprendizaje, pero sin dejarse llevar en ello a fin de evitar riesgos.

Por otro lado, es un requisito clave que el empleado se marque una rutina y que tenga en cuenta que la formación es imprescindible en todo momento. No se trata de aprender a realizar una tarea específica y a dejar de aprender una vez se ha realizado. El objetivo es mantener un sistema de aprendizaje autodidacta constante que permita seguir aprendiendo y reforzar los conocimientos sin descanso.

Por último, cuando se fomenta el autoaprendizaje en la empresa es imprescindible que ésta le proporcione el soporte y apoyo necesario al profesional que ha decidido formarse de esta manera. Tener el respaldo de la entidad para la que se trabaja puede ser absolutamente vital para mantener el aprendizaje en aquellos momentos en los que existe la tentación de dejarlo.

 

Ventajas

Hay beneficios que convierten el autoaprendizaje en una fórmula de éxito. Para las empresas significa no tener que invertir en formación profesional, lo que supone un ahorro claro en las cuentas financieras. Los empleados, por su parte, tienen más flexibilidad y libertad para buscar aquellos conocimientos que creen que les pueden ser útiles para crecer laboralmente. Pueden explorar, investigar y dejar salir su curiosidad para encontrar y aprender los métodos de la manera en la que lo crean más conveniente. La psicóloga Iderly Aguirre, que tiene experiencia en la aplicación de estas técnicas de formación, asegura que “los individuos autodidactos generan una mayor capacidad para criticar, cuestionarse y reflexionar en profundidad”. Esto se debe a que están en constante comprobación de lo que funciona y lo que no para su formación, proporcionando una inyección positiva hacia la curiosidad.

autoaprendizaje

Por otro lado, se recomienda este tipo de formación en la actualidad por el bien que ha hecho Internet a ello. La existencia en la red de miles de tutoriales, libros, guías, vídeos y otro tipo de formas de educación, ayudan a que sea una simple cuestión de minutos el encontrar aquellos recursos necesarios para formarse. Y tener esta gran fuente de información despierta sentimientos de curiosidad que llevan a aprender aún más.

El resultado de crecer con esta formación es tener empleados que están mucho más preparados y que entienden en todo momento qué es aquello que han aprendido, puesto que lo han hecho bajo sus propios métodos de trabajo. También fomenta un sentimiento de satisfacción personal que ayuda mucho en el entorno laboral y que puede llegar a ser incluso positivo para crear un mayor nivel de apoyo entre distintos profesionales, puesto que será habitual que varios partan de las mismas ideas de formación. Para la empresa no puede haber mejores situaciones en las que el aprendizaje ocupe el plano protagonista.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Mariano Opere Director de Estudios y RR.HH. en Grupo P&A
Consultor de Dirección, liderazgo y habilidades directivas, con larga experiencia en proyectos de consultoría en empresas internacionales y pymes

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario