• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Diferencia entre eficacia y eficiencia con ejemplos

Aunque estos dos conceptos suelen confundirse y emplearse indistintamente, existen una considerable diferencia entre eficacia y eficiencia; de hecho, es casi como confundir, según la expresión popular, la velocidad con el tocino.

Diferencia entre eficacia y eficiencia con ejemplos

 

Guía gratuita: Cómo formar líderes e impulsar el talento en las empresas

Diferencia entre eficacia y eficiencia

El término eficacia hace referencia al grado de consecución de los objetivos previstos. En cuanto una persona consigue llevar a cabo algún propósito ya puede considerársele eficaz. ¿Has conseguido terminar el informe en el plazo acordado? ¿Has alcanzado la cuota de ventas prevista para el año? ¿Has culminado el proceso de selección de candidatos para el nuevo puesto de supervisor de fábrica? Si la respuesta es sí, entonces considérate eficaz.

En este concepto tiene un papel importante el factor tiempo, pues es el parámetro que va a determinar el límite entre la eficacia y la ineficacia. De este modo, si tienes que construir un puente en un mes, debes cumplir el plazo para ser eficaz; sobrepasarlo supone el fracaso en el logro de la meta.

El concepto de eficiencia, por su parte, está vinculado a la relación existente entre los recursos materiales y humanos y el resultado alcanzado, de modo que cuantos menos recursos emplees para llevar a cabo un objetivo o cuantos más objetivos consigas con los mismos recursos, más eficiente serás. Sigamos en el puente. ¿Cuándo se consideraría eficiente el trabajo? Cuando hayas empleado para su construcción el mínimo de recursos posibles.

Por tanto, un profesional puede ser eficiente sin ser eficaz o ser eficaz sin ser eficiente. No existe una relación causa-efecto entre ambos conceptos, puesto que la eficacia se refiere a si hemos alcanzado los objetivos, independientemente de si hemos llevado a cabo un buen aprovechamiento de los recursos.

 

La importancia de ambos conceptos: casos reales

¿Qué situación es la ideal? Se trata de buscar un equilibrio entre la consecución de los objetivos y el uso de recursos, buscando el logro de las metas sin despilfarrar. 

De hecho, la falta de uno u otro atributo puede llevar a la quiebra de la compañía. Por ejemplo, la empresa Owen Illinois era la fabricante de cristal más eficiente de Estados Unidos; sin embargo, no fue capaz de anticipar la evolución hacia los envases de plástico, llevando esta situación a su bancarrota. Lo mismo le ocurrió a Nokia. Líder de la telefonía móvil en la década de los 90, la empresa finlandesa no se adaptó a la irrupción de los smartphones, pasando de tener una cuota de mercado del 40% al 4% en tres años.

En el caso contrario podemos encontrar empresas eficaces que consiguen los objetivos pero poco eficientes, como es el caso de muchos organismos públicos, que incrementan los costes de las obras con tal de tenerlas terminadas dentro del plazo señalado. Pero también el sector privado cuenta con ejemplos de empresas ineficientes, como Pescanova, que invirtió 150 millones de euros en una piscifactoría en Portugal que no funcionó y, en lugar de tomar cartas sobre el asunto, ocultó esta mala gestión durante años a través de ingresos ficticios, desembocando en una deuda patrimonial de 1.700 millones.

 

New Call-to-action

Enric-Francesc Oliveras Responsable de Marketing online y Formación elearning
Consultor y formador apasionado de las TIC, Marketing Digital y Diseño, llevo años en continuo aprendizaje a la vez que ayudando a otros profesionales en su aprendizaje personal.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario