• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Creatividad y tecnología: ¿aliados o enemigos?

¿Son los trabajadores de hoy día menos creativos? ¿Está acabando la tecnología con la capacidad de imaginar y crear de los profesionales? En un mundo donde las aplicaciones, softwares y herramientas digitales ocupan gran parte de los recursos de las empresas, se endurece la polémica sobre las ventajas e inconvenientes de la Era Tecnológica.

Creatividad y tecnología: ¿aliados o enemigos?

Así, mientras un sector de los expertos alerta de que el paulatino aumento de las funcionalidades de las máquinas está minando la innovación de los profesionales, otros muchos pensadores sostienen que creatividad y tecnología deben entenderse como aliados.

No es un debate reciente. Con cada avance histórico han surgido voces discrepantes sobre las mejoras de la tecnología, en la línea de la expresión de que cualquier tiempo pasado fue mejor. ¿Pero es realmente así?

Piénsalo. ¿Son las aplicaciones informáticas un suplente de los trabajadores o una herramienta a su disposición? Hay algunas claves que llevan a la mayoría de los expertos a decantarse por la segunda opción.

 

Guía gratuita: Tendencias 2016 en formación y desarrollo

 

Las ideas como punto de partida

Imaginemos a un diseñador gráfico de una empresa. Cuenta con decenas programas de edición de imágenes instalados en su ordenador, centenares de páginas con tutoriales sobre su uso y millones de recursos a su disposición en internet. Sin embargo, nada de esto produce un diseño sin que antes el creativo haya ideado qué quiere elaborar.

Por el momento, y mientras no surja una inteligencia artificial, la tecnología estará al servicio de las personas, ayudándolas a hacer realidad aquellos que imaginan. La unión de creatividad y tecnología simplemente contribuye a optimizar los procesos y simplificar las tareas más rutinarias, de modo que los profesionales puedan centrarse en las actividades clave donde su ingenio es requerido.

Nadie puede dudar de la creatividad de los escritores, por ejemplo, porque hayan dejado de usar la máquina de escribir y empleen el ordenador; lo único que ha cambiado es la mayor facilidad a la hora de borrar y reestructurar sus trabajos, lo que les permite ser más eficaces. De otro modo, aún estaríamos escribiendo en tablillas de arcilla.

 

El acceso a la información

Picasso se inició en el cubismo tras visitar una exposición de arte africano en el museo de Trocadero de París, dando lugar a obras como el Guernica. Hoy día, estas ‘coincidencias’ existen a golpe de clic.

Con la implantación de internet, los profesionales tienen acceso a infinidad de información sin moverse de su mesa, permitiendo encontrar inspiración de todos los puntos del planeta y de todos los ámbitos imaginables, desde visitas virtuales y blogs hasta vídeos tutoriales, MOOCs, cursos o imágenes. En la red, creatividad y tecnología se dan la mano en cada byte, rompiendo las barreras geográficas y sociales.

 

Nuevos formatos

¿Qué hubiera sido sin la tecnología de Malala Yousufzai, la joven activista pakistaní ganadora del Nobel de la Paz en 2014?

Sin la revolución digital, Malala habría dejado de estudiar, como impone el régimen talibán para las niñas, o de persistir en sus ideas, habría tenido un final trágico sin que el resto del mundo ni siquiera hubiera oído hablar de ella. Sin embargo, internet le sirvió a esta estudiante escribir en un blog de la BBC y convertirse en una de las mayores defensoras de los Derechos Humanos de la mujer impulsada por las redes sociales y la red.

¿Quiere decir que la joven hubiera sido más innovadora sin tecnología que con ella? No, su espíritu trasgresor hubiera sido el mismo, solo que ha sabido emplear las herramientas digitales para transmitirlo al resto de la sociedad internacional.

 

New Call-to-action

Grupo P&A En este mundo globalizado quedarse quieto es quedarse atrás. Sólo los que diseñen su futuro y lo compartan con su equipo lograrán triunfar

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario