• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Convence de tus cualidades de líder: tips para mejorar la argumentación

cualidades de un líder

Sí, eres el jefe y como todos sabemos, una de las cualidades de un líder es que tus decisiones se cumplan. Pero para trasladar las tareas a tu equipo puedes optar por caminos más o menos exitosos. Lo más fácil es dar órdenes a diestro y siniestro, sin importar si el colaborador está más o menos de acuerdo. Sin embargo, si queremos ser líderes de nuestro grupo, debemos cambiar las imposiciones por persuasiones, de modo que los colaboradores comprendan el porqué de nuestras estrategias, el sentido y puedan ejecutarlas motivados y comprometidos, sintiéndose parte.

 

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

 

Y es que como dijo George Herbert:

“Mejor que levantar la voz es reforzar el argumento”

No siempre llevamos razón y, a veces, aun teniéndola, no somos capaces de convencer al resto de nuestras opiniones. ¿Cómo hacer que los demás se entusiasmen con nuestras propuestas? Si sigues estas recomendaciones, estarás trabando en mejorar las cualidades de un líder a nivel comunicativo:

  • No te limitas a lo que dices, sino también a cómo lo dices. Tus ideas pueden ser perfectamente válidas, pero a la hora de trasladar el mensaje pierdes toda la confianza del interlocutor por emplear una actitud arrogante, de superioridad o enfado.
  • No sólo hables, también escucha activamente. ¿Por qué? Porque sólo permitiendo al colaborador plantear sus dudas o recelos respecto a nuestra argumentación podremos aportar la información necesaria para solventarlas.
  • Los argumentos, mejor con datos y hechos objetivos. Si quieres convencer a tus empleados sobre la procedencia de poner en marcha un nuevo sistema de trabajo, por ejemplo, muéstrales los beneficios económicos y de ahorro de tiempo y esfuerzo que va a conllevar. El “Porque lo digo yo”, no convence a nadie y es más propio de directivos autoritarios que de auténticos líderes.
  • Acepta otras opiniones. No te aferres a tus creencias y muestra flexibilidad respecto a las ideas de tu equipo, tratando de comprender su punto de vista. Con esta actitud, además de crear mayor respeto y confianza en los empleados, enriquecerás la información sobre el asunto en cuestión.
  • Piensa en la empresa, no en tu ego. Cuando argumentes sobre algo, no debes dejarte llevar por el juego de ver quién lleva razón. Recuerda que una de las cualidades de un líder es anteponer los intereses de la empresa a sus anhelos personales, así que modificar nuestro punto de vista tras escuchar las ideas de nuestro equipo no es un pérdida, sino una victoria para la compañía.
  • Sé coherente en tus ideas. Perderás todo el respeto conseguido a lo largo de los años en el mismo momento en el que adoptes posturas diferentes frente a situaciones similares según la persona implicada o tus intereses personales.

Una buena forma de mejorar nuestras capacidades de argumentación es fijarnos en los demás, ya que es más fácil que percibamos los fallos que cometen otros y, a partir de ahí, podemos autoanalizarnos en busca del mismo comportamiento y, así, subsanarlo. Autoobservación y observación te ayudarán a avanzar.

Y recuerda que, aunque puede resultar duro e incómodo, lo mejor es afrontar estos procesos de diálogo cuanto antes. La pasividad no es una de las cualidades de un líder y el manido “No me habían informado de eso” es una excusa poco válida que sólo rebajará nuestra reputación, ya que como responsables debemos estar al tanto de todo lo que nos incumba. Hazte responsable, hazte cargo y cuanto antes, mejor.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Sandra Prieto Apasionada por las personas, actualmente centrada en tareas de contadora y escuchadora. CONTADORA, impartiendo formaciones y talleres para acompañar en el desarrollo profesional y personal tanto en aula como fuera del aula y ESCUCHADORA, como coach ejecutiva. Y ambas facetas apoyando a empresas y directivos en la gestión de personas.

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario