• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

Aprende a calcular el ROI del plan de formación de empresa

¿Está siendo efectivo el plan de formación de empresa? ¿Hasta qué punto es eficaz? ¿Cómo ha mejorado la productividad de la compañía gracias a las acciones de capacitación puestas en marcha? En definitiva, ¿estamos consiguiendo que la estrategia de desarrollo profesional sea una inversión o debemos computarla como un gasto?

 

El ROI en el plan de formación de empresa

Todo plan de formación de empresa, basado en un sistema de gestión de calidad, debe incluir una fase de análisis de los resultados, con la que los directivos y responsables de Recursos Humanos puedan determinar cuáles son las áreas de mejora y aplicar medidas apropiadas a tal efecto.

Aunque la medición de los programas formativos puede ser una tarea complicada, en cualquier caso, es indispensable destinar parte del presupuesto de capacitación para el análisis del impacto cuantitativo y cualitativo de los programas.

 

Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

¿Cómo medir el impacto económico del plan de formación de empresa?

Junto a los objetivos pedagógicos y sociales de las acciones, el tercer pilar de la evaluación de la estrategia formativa de la compañía recae sobre el retorno de la inversión, uno de los aspectos más difíciles de cuantificar.

Aunque existen diversos modelos para llevar a cabo el análisis del impacto de los cursos, como el de Chang, de Wade, de Jackson o el de Kirkpatrick -que fundamenta la fase de evaluación en cuatro bloques o niveles: reacción, aprendizaje, comportamiento y resultados-, es el modelo de Jack Phillips el que incorpora un sistema de medición del retorno de la inversión.

Basado en la teoría de Kirkpatrick, el fundador y CEO del ROI Institute, propone un quinto nivel para la conocer la proporción de beneficios netos en relación al coste del programa.

 

El modelo de Phillips

Dentro de este modelo, la medición del impacto del plan de formación de empresa se divide en once fases, que van desde el análisis de problemas y oportunidades de la compañía y las necesidades formativas de la plantilla o la identificación de la metodología de aprendizaje, hasta la elaboración de una estrategia de evaluación.

En este último aspecto, Phillips propone varios pasos:

  • Concreción de los datos. Se trata de determinar ‘a priori’ los costes que conlleva el programa, tanto directos (docentes, material, traslados, dietas…) como indirectos (sustituciones, paradas de la producción, comunicaciones…), así como los indicadores de impacto económicos y cualitativos que se van a utilizar.
  • Aislamiento de los efectos obtenidos mediante el programa de capacitación. Una vez desarrollada la acción formativa, y con los parámetros preestablecidos, el siguiente paso será obtener los resultados concretos del curso.
  • Conversión de los indicadores cualitativos en valores monetarios. Para conseguir calcular el ROI del plan de formación empresarial, será necesario dar valor tangible a aspectos como la motivación, el clima de trabajo o el liderazgo.
  • Tabulación de los costes. Con los datos cuantificados, se obtiene un total de coste y beneficio del programa en cuestión.
  • Cálculo de la rentabilidad. El último paso consiste en aplicar el reporte obtenido a través del plan de formación de empresa en relación con el coste de las acciones formativas, lo que nos indicará si realmente la estrategia ha sido efectiva, y permitirá justificar su desarrollo.


New Call-to-action

Enric-Francesc Oliveras Responsable de Marketing online y Formación elearning
Consultor y formador apasionado de las TIC, Marketing Digital y Diseño, llevo años en continuo aprendizaje a la vez que ayudando a otros profesionales en su aprendizaje personal.

1 Comentario

  1. BUENAS TARDES
    EXCELENTE INFORMACION.

    Comentario de YHELITZA RIVAS — 20 enero, 2018 @ 10:05 pm

Dejar un comentario