• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

9 Hábitos que conducen a la toma decisiones terribles

Hace varios años, se nos ocurrió una gran idea para una oferta de desarrollo de liderazgo que pensamos que sería valiosa para todo el mundo.
Hicimos una investigación que demostró que cuando las personas se embarcaban en un programa de auto-desarrollo, su éxito aumenta drásticamente cuando reciben un estímulo de seguimiento. Desarrollamos una aplicación de software para ofrecer ese tipo de estímulo. La gente podía escribir en sus objetivos de desarrollo, y el software les enviaría unos recordatorios cada semana o cada mes preguntando cómo estaban, para motivarlos a seguir adelante. Invertimos mucho tiempo y dinero en este producto.
Pero resultó que a la gente no le gustaba recibir los e-mails y los encontró más molestos que motivadores. A algunos de nuestros usuarios se les ocurrió un nombre para este tipo de software. Lo llamaron “nagware.” No es necesario decir que este producto nunca alcanzó el potencial que habíamos imaginado. Pensar en las decisiones que habíamos tomado para crear este decepcionante resultado, nos llevó a hacernos la siguiente pregunta: “¿Qué hace que personas bien intencionadas tomen malas decisiones?
Algunas posibilidades nos vinieron inmediatamente a la mente. La gente toma malas decisiones cuando se encuentra bajo mucha presión por falta de tiempo o cuando no tienen acceso a toda la información importante.
Pero queríamos una respuesta más objetiva. En un esfuerzo por comprender la raíz de la toma de malas decisiones, nos fijamos en los datos de 360 ​​comentarios de más de 50.000 líderes y comparamos el comportamiento de aquellos que eran percibidos por la toma de malas decisiones con la de las personas que parecían estar tomando muy buenas decisiones. Hicimos un análisis factorial de los comportamientos que marcaban la diferencia más estadística entre los mejores y peores y fueron nueve, los factores que emergieron como los más comunes com mala toma de decisiones. Aquí están, en orden de más a menos significativo:
1. Pereza. Se demostró ineficaz para comprobar los hechos, para tomar la iniciativa, para confirmar las hipótesis, o para reunir información adicional. Básicamente, estas personas eran percibidas como descuidados en su trabajo y reacias a esforzarse. Se basaban en la experiencia pasada y los resultados esperados, haciendo una extrapolación del pasado. 
2. No anticipar acontecimientos inesperados. Es desalentador considerar sistemáticamente la posibilidad de eventos negativos en nuestras vidas, y es por ello que la mayoría de la gente asume que lo peor no va a suceder. Por desgracia, las cosas malas suceden con bastante frecuencia. La gente muere, se divorcia y tiene accidentes. Los mercados estallan, los precios de las casas bajan, y los amigos son poco fiables. Hay una investigación que demuestra que si la gente se tomase el tiempo necesario para considerar lo que podría ir mal, serían muy buenos anticipando y previendo los problemas. Pero la mayor parte de la gente simplemente se entusiasma con la decisión que está a punto de tomar y nunca se toma el tiempo para hacer esta sencilla diligencia, 
3. Indecisión. En el otro extremo de la escala, nos encontramos con una decisión compleja que se basa en el constante cambio de datos. Es fácil seguir estudiando los datos, pedir un informe más o realizar todavía un mayor análisis antes de tomar una decisión. Cuando los informes y el análisis toman mucho más tiempo de lo esperado, las personas que toman malas decisiones se retrasan, y la oportunidad se pierde. Se necesita coraje para mirar los datos, tener en cuenta las consecuencias de manera responsable, y luego seguir adelante. Muchas veces la indecisión es peor que tomar la decisión equivocada. Los más paralizados por el miedo son los que creen que un error arruinará su carrera y evitan así cualquier tipo de riesgo. 4. Permanecer encerrados en el pasado. Algunas personas toman malas decisiones porque están utilizando los mismos datos antiguos o procesos que utilizaron siempre. Tales personas están acostumbradas a los enfoques que funcionaron en el pasado y tienden a no buscar nuevos enfoques que funcionarán mejor. Mejor lo malo conocido. Pero, con demasiada frecuencia, cuando una decisión está destinada a ir mal, es porque el viejo proceso se basa en supuestos que ya no son ciertos. Los tomadores de malas decisiones fallan al mantener esos supuestos básicos en mente cuando llevan a cabo la comprobación.
4. Permanecer en el pasado. Algunas personas toman malas decisiones porque están utilizan datos antiguos o procesos que utilizaron siempre. Tales personas están acostumbradas a los enfoques que funcionaron en el pasado y tienden a no buscar nuevos enfoques que funcionarán mejor. Mejor lo malo conocido. Pero, con demasiada frecuencia, cuando una decisión está destinada a ir mal, es porque el viejo proceso se basa en supuestos que ya no son ciertos. Los tomadores de malas decisiones fallan al mantener esos supuestos básicos en mente cuando llevan a cabo la comprobación.
5. Al no tener la alineación estratégica. Las malas decisiones, a veces, se deben a un fracaso al conectar el problema con la estrategia global. En ausencia de una estrategia clara que proporcione contexto, muchas soluciones parecen tener sentido. Cuando están estrechamente vinculadas a una estrategia clara, las mejores soluciones rápidamente comienzan a salir al descubierto.

6. Sobredependencia. Algunas decisiones nunca se toman porque una persona está esperando por otra, que a su vez, está a la espera de la decisión de otro. Los tomadores de decisiones eficaces encuentran la manera de actuar de forma independiente cuando es necesario.

7. Aislamiento. Algunos de esos líderes están esperando para contribuir porque que no han tomado medidas para conseguirlo en el momento oportuno o no han establecido las relaciones que les permitan aprovechar la experiencia de otras personas cuando lo necesitan. Toda nuestra investigación (y muchas otras) sobre la toma de decisiones efectivas, reconoce que la participación de otras personas con los conocimientos pertinentes y la experiencia necesaria mejora la calidad de la decisión. Esto no es noticia. Así que la pregunta es por qué. A veces las personas carecen de las habilidades de contacto necesarias para acceder a la información correcta. Otras veces, nos hemos encontrado con que la gente no implica a otros porque quieren el reconocimiento de la decisión .Por desgracia, ellos también terminan teniendo la culpa de las malas decisiones,

8. La falta de profundidad técnica. Las organizaciones de hoy son muy complejas, e incluso los mejores líderes no tienen suficiente profundidad técnica como para comprender plenamente las cuestiones multifacéticas. Pero cuando los tomadores de decisiones se basan en el conocimiento y la experiencia de los demás sin ninguna perspectiva propia, tienen dificultades para la integración de esa información para tomar decisiones efectivas. Y cuando ellos carecen incluso de los conocimientos y la experiencia básica, no tienen manera de saber si la decisión es brillante o terrible. Seguimos pensando que los mejores ejecutivos tienen experiencia profunda y que cuando todavía no tienen la profundidad técnica necesaria para comprender las implicaciones de las decisiones a las que se enfrentan, hacen su negocio para encontrar el talento que necesitan para ayudarles.

9. Fracaso al comunicar los qué, dónde, cuándo y cómo asociados a sus decisiones. Algunas buenas decisiones se vuelven malas decisiones porque la gente no las entiende, o incluso no saben de ellas. Comunicar una decisión, su razón de ser y consecuencias, es fundamental para la implementación exitosa de una la misma.

Esperar demasiado tiempo por la contribución de otros ,fallar al obtener la entrada adecuada en el momento preciso, no entender esa entrada a través de habilidades insuficientes, no entender que algo que funcionó en el pasado no va a funcionar ahora , saber cuándo tomar una decisión sin toda la información correcta y cuando esperar para obtener más consejos. No es de extrañar que las buenas personas tomen malas decisiones. El camino hacia la buena toma de decisiones es estrecho, y está lejos de ser lineal. Pero teniendo en cuenta las trampas, se puede convertir a cualquier líder en un tomador eficaz de decisiones.

pyaadmin pyaadmin

1 Comentario

  1. Yo añadiría otro: el miedo a asumir riesgos, al fracaso, a lo desconocido.<br /><br />Es mejor culpar a los demás y al entorno de lo que nos sucede, que asumir la responsabilidad de las consecuencias de nuestras decisiones.

    Comentario de Anonymous — 15 Septiembre, 2014 @ 10:22 am

Dejar un comentario