• es
  • pt-br
  • pt-pt
(+34) 902 207 782

Blog sobre Retención y Desarrollo
del Capital Humano

9 factores del organigrama de una empresa que afectan al clima laboral

Organigrama de un empresa y clima laboral

Cómo está jerarquizada la empresa, cuáles son los procedimientos de resolución de conflictos, qué sistema de recompensa aplicamos, de qué forma se desarrollan las relaciones entre los trabajadores… La creación de un clima laboral adecuado, no se reduce a la instalación de zonas de esparcimiento en la oficina o la flexibilización de la jornada laboral sino que debemos tener en cuenta otros aspectos para favorecer la motivación, satisfacción y sentido de pertenencia del capital humano.


Guía: ¿Cómo ser un buen líder de equipo?

El organigrama de una empresa

Para los profesores George H. Litwin y Robert A. Stringer, autores del ensayo ‘Motivation and Organizational Climate’ (Harvard Business School), el ambiente laboral es la suma de las percepciones individuales de los trabajadores respecto a su desarrollo profesional en una compañía y está determinado por 9 elementos diferentes del organigrama de una empresa, entendiéndolo como el conjunto de reglas y pautas que rigen el día a día de los trabajadores más allá de la estructura jerárquica.

Si considerásemos todos ellos, por tanto, se podría lograr un clima positivo en el trabajo. ¿Cuáles son estos factores?

  1. Estructura. Este punto hace referencia al organigrama de una empresa propiamente dicha. Se trata de definir los niveles jerárquicos de la compañía y establecer cómo interactúan todos ellos entre sí. El objetivo es conseguir que las relaciones entre los grupos e individuos fluyan de forma natural, de modo que si conseguimos adaptar la estructura a las necesidades de la compañía, estaremos ayudando a mejorar el clima laboral de la misma.
  2. Responsabilidad. ¿Qué grado de autonomía tienen los miembros de la empresa a la hora de tomar decisiones y ejecutarlas? Este punto está estrechamente vinculado al tipo de liderazgo que se ejerza y al grado de control sobre el trabajo desarrollado por los empleados.
  3. Recompensa. Hablamos de ofrecer salarios justos en función de la responsabilidad de los trabajadores, pero también de la implantación de otros sistemas de recompensa, como bonificaciones, vacaciones y una cultura de agradecimiento que permita reconocer el esfuerzo de la plantilla.
  4. Desafíos. Plantear nuevos retos que permitan a los empleados desarrollar todo su potencial, promueve un clima laboral positivo e incrementa la implicación y satisfacción del capital humano.
  5. Relaciones. Para contar con un buen ambiente en el trabajo es fundamental que las relaciones entre los integrantes de la empresa se basen en el respeto multidireccional, la cooperación y la asertividad y que contemos con protocolo de actuación con los que abordar posibles conflictos personales, como acoso, estrés o síndrome de burnout.
  6. Cooperación. Fomentar la colaboración entre los empleados va a permitirnos afianzar el sentimiento de equipo de la plantilla, mejorando el clima laboral y, por ende, potenciando la motivación de los trabajadores y la consecución de objetivos.
  7. Estándares. ¿Cómo vamos a valorar el logro de las metas fijadas? A la hora de establecer los parámetros que evalúen el trabajo desarrollado, debemos ser racionales y establecer patrones asequibles, de modo que no causemos desmotivación en el equipo por no poder alcanzar los objetivos.
  8. Conflictos. Las desavenencias entre los integrantes de una empresa son inevitables, pero el establecimiento de pautas de actuación en caso de controversia, que aborden el problema en sus primeras fases, posibilita que el clima laboral no se vea resentido.
  9. Identidad. ¿Se sienten orgullosos los trabajadores de formar parte del organigrama de una empresa? Promover el sentimiento de pertenencia es un elemento clave de la cultura organizacional si queremos contar con equipos motivados, comprometidos y alineados con las metas de la compañía.

De este modo, si conseguimos controlar cada uno de estos nueve elementos, vamos a mejorar la percepción de los trabajadores respecto a la organización, generando un ambiente laboral positivo donde cada individuo ponga su talento al servicio de los fines corporativos. No podemos olvidar que el capital humano es el motor empresarial y una plantilla feliz contribuirá a que los engranajes trabajen a su máxima potencia.

 

Post relacionados:


New Call-to-action

Julian Mesa Martinez Especialista en Liderazgo Grupo P&A

No hay comentarios

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario